Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Reconocido maestro

"Es un auténtico y reconocido maestro". Así dio la bienvenida a Francisco Rodríguez Adrados la historiadora y académica Carmen Iglesias. "Es un maestro en el sentido más profundo del término: de aquel que ha hecho de esos saberes parte de sí mismo, de la persona que ha aunado de manera ejemplar el rigor de la investigación con la exigencia de una enseñanza siempre viva...", dijo Iglesias del nuevo miembro de la Real Academia de la Historia.

Iglesias hizo en su discurso un recorrido vital y profesional de Rodríguez Adrados -"ha ganado en lo que es más decisivo: permanecer libre e independiente y dedicarse siempre a aquello que ha amado más que nada, el propio conocimiento"-, de quien destacó sus compromisos científicos, su defensa de los estudios clásicos y su lucha contra todo lo que "ha considerado un deterioro de la educación y una agresión a la formación de los españoles en la enseñanza secundaria y universitaria". "Ha sido el tábano que ha pinchado siempre contra cualquier rendición ante la injusticia y la arbitrariedad, defendiendo a compañeros y alumnos en momentos difíciles", aseguró Carmen Iglesias.

La historiadora se detuvo en algunas de las múltiples e importantes obras de Rodríguez Adrados, y muy especialmente en Historia de la democracia. De Solón a nuestros días (1997). Para Adrados, señaló Iglesias, "la democracia es esa posibilidad de vivir dentro del conflicto, pero conciliados; es el invento o artefacto político que, hasta ahora, mejor corresponde al impulso de la naturaleza humana hacia la libertad, y por eso hay que preservarla".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 23 de febrero de 2004