Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ETA IRRUMPE EN LA CAMPAÑA ELECTORAL

Zapatero exige a Maragall que depure responsabilidades políticas si no lo hace ERC

Malestar de nuevo del PSC con el PSOE por emplazarle en público a tomar decisiones

El PSOE y el PSC volvieron ayer a vivir una jornada de fuerte tensión, sólo 20 días después de la provocada por la difusión de la reunión de Josep Lluís Carod con ETA. El líder del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, defendió que, tras el comunicado de ETA, deben ser asumidas responsabilidades políticas. El líder socialista señaló que Esquerra Republicana de Catalunya tiene que afrontar las consecuencias de la reunión de su máximo representante con dirigentes de ETA y que, si no lo hace, Pasqual Maragall debería prescindir de ERC en el Gobierno de la Generalitat de Cataluña.

El candidato socialista a la Presidencia del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se retrasó 15 minutos respecto de la hora prevista para presentar en la sede de su partido un plan de infraestructuras. Ya le había llegado el rumor, sobre las 11.00, de que ETA iba a anunciar la suspensión de su actividad terrorista en Cataluña. Su gesto denotó preocupación aunque al terminar el acto sectorial rehusó hacer declaraciones y esquivó las cámaras de televisión y los micrófonos.

A las 14.45 compareció de nuevo, leyó una declaración y se sometió a las preguntas de los informadores. Antes, habló con el presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, y con el primer secretario del PSC, José Montilla. El buen trato y el afecto mutuo entre Maragall y Zapatero pusieron el bálsamo suficiente como para que la conversación no fuera brusca a pesar de la discrepancia en los contenidos. Zapatero comunicó a Maragall que del comunicado de ETA sólo podían derivarse responsabilidades políticas: o bien ERC las tomaba -es decir, el cese de su líder, Josep Lluís Carod Rovira-, o sino Maragall tendría que provocar "consecuencias políticas" en su Gobierno. Zapatero no quiso traducir en qué consistía esa segunda fórmula pero en su entorno se precisó que se trataba de expulsar a los miembros de ERC, aunque eso significara una crisis que derivaría en la convocatoria de nuevas elecciones, cuando se cumpla el plazo mínimo de un año desde las realizadas el pasado octubre.

¿Qué le respondió Maragall? "Ha tenido una actitud de comprensión, pero se conocerá su posición pronto, y también la del PSC", respondió Zapatero. Pero la sorpresa vino cuando Pasqual Maragall hizo una declaración al hilo del comunicado de ETA rechazando tajantemente su contenido y llamando a la unidad de los partidos para combatir juntos el terrorismo. Todo asumible por todos, pero el presidente de la Generalitat de Cataluña no dijo una sola palabra de los requerimientos de Zapatero sobre la asunción de responsabilidades políticas.

El líder del PSOE reeditó ayer lo que ya hizo en la noche del 26 de enero cuando en un comunicado emplazó a Maragall a que sacara de su Gobierno a Carod Rovira. Tras horas de tensión, lo consiguió en un plazo breve. Carod dejó de ser conseller en cap, se quedó un día como miembro sin cartera de ese Gobierno y enseguida abandonó su vinculación con los poderes ejecutivo y legislativo catalán. Carod Rovira anunció que se presentaba como candidato al Congreso de los Diputados.

Pero tras el comunicado de ETA, el líder del PSOE estima que las responsabilidades de Carod Rovira continúan. Y deben notarse. En medios del PSC estos requerimientos de Zapatero no hicieron mucha gracia porque se emplaza en público a ese partido y al presidente de la Generalitat a que Carod siga asumiendo responsabilidades cuando ya lo hizo al abandonar las instituciones catalanas. Además, según esas fuentes del PSC, no es del todo hábil "seguir el juego a ETA" y que de sus comunicados se deriven consecuencias políticas. Esos mismos interlocutores añadieron, además, que no es tan fácil decir a otro partido lo que tiene que hacer con sus dirigentes y que las cosas se complican mucho más si quien lo pide es "de Madrid".

Desde el PSOE, a primeras horas de la noche, justo cuando Zapatero acababa de empezar un mitin en Vigo, se aseguraba que "la pelota está ahora en el tejado del PSC", y aunque reconocían que no era fácil que se les hiciera caso de inmediato también pedían comprensión al PSC porque se está en campaña electoral y el PP va a utilizar este asunto contra Zapatero.

En efecto, así lo sintió el líder socialista desde la primera hasta la última palabra expresada por el líder del PP, Mariano Rajoy. Éste dio por roto el pacto antiterrorista si Zapatero no consigue que se rompa el Gobierno de Cataluña e impide que ERC acuda en la misma candidatura del PSC para el Senado.

La ansiedad de Rajoy

"Expreso mi rechazo y lamento que por primera vez en la historia de la democracia un comunicado de ETA se utilice electoralmente", proclamó Zapatero.

Por la noche, en un mitin en Vigo, Zapatero emplazó a Carod Rovira a que "asuma su responsabilidad política, de una vez y a fondo", y volvió a censurar el comportamiento "desleal, imprudente e irresponsable" del secretario general de ERC. El líder socialista proclamó que, pese a las advertencias del candidato del PP, Mariano Rajoy, el PSOE se mantendrá fiel al Pacto Antiterrorista porque ese acuerdo "llevará al fin de ETA", informa Xosé Hermida.

Zapatero explicó que firmó ese pacto para acabar con ETA y porque le produce "náuseas que se utilice el terrorismo en la lucha entre partidos democráticos". El líder socialista, que se opuso con firmeza a la pretensión de ETA de "intervenir en la campaña electoral", contrastó la rapidez con que Rajoy y Aznar reaccionaron tras el comunicado de ETA y su actitud tras el asesinato en Irak de agentes del Centro Nacional del Inteligencia y después del accidente del Yak-42 en Turquía. Zapatero defendió que su apoyo al Gobierno contra ETA "ha sido ejemplar" y, por eso, no va a aceptar del PP ninguna increpación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de febrero de 2004