Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno aprueba la tarjeta sanitaria única para toda España

El documento permitirá recibir atención en todas las autonomías

Los habitantes de las 17 comunidades autónomas tendrán una tarjeta sanitaria individual válida para todos los sistemas autonómicos de salud dentro de un año, según un real decreto aprobado ayer por el Consejo de Ministros. La sustitución de las tarjetas actuales se hará a medida que caduquen, explicó la ministra de Sanidad, Ana Pastor. Actualmente existen siete modelos incompatibles diferentes.

La iniciativa comenzó en enero de 2003, cuando seis comunidades autónomas decidieron unificar las bases de datos (los ficheros informáticos que guardan los datos de los asegurados). Hasta ahora hay 11 comunidades autónomas con tarjetas compatibles, afirmó Pastor. Se trata de las diez del antiguo territorio Insalud (Aragón, Asturias, Baleares, Cantabria, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Extremadura, La Rioja, Madrid y Murcia) y Canarias, explicó la directora de Cohesión, Ana Sánchez. El resto (las que gestionaban su Sanidad antes de las transferencias del 1 de enero de 2002 menos Canarias) incorporará sus ficheros este año.

La existencia de una tarjeta única asegurará que los ciudadanos no tengan problemas si son atendidos fuera de su comunidad autónoma, y permitirá saber dónde están sus historias, aunque no acceder de forma automática a ellas, añadió Sánchez.

El documento contará con los datos que permitan identificar al usuario, el servicio autonómico que deberá pagar su atención a través del Fondo de Cohesión y su modalidad de prestación farmacéutica (si se trata de un trabajador en activo, de un pensionista o de un enfermo crónico).

Información compartida

"La conexión de las bases de datos es ya sólo un problema técnico y se realizará utilizando la Intranet [red informática interna] del Sistema Nacional de Salud", aclaró Sánchez. Ello quiere decir que cada comunidad será responsable de los datos de sus afiliados, pero al compartir la información se evitarán duplicidades (personas que tienen tarjetas de más de una comunidad). "Será una herramienta clave de planificación sanitaria", indicaron fuentes del Ministerio, porque permitirá que cada Consejería sepa exactamente cuánta población deben atender.

La tarjeta será además la base del sistema de información que prevé la Ley de Cohesión y calidad. También ayudará a implantar la receta electrónica, de manera que los enfermos crónicos, por ejemplo, podrán recibir su medicación en cualquier farmacia sin necesidad de tener que ir cada vez al médico a por una receta, declaró Sánchez.

Pastor insistió en que el sistema de tarjeta única garantiza la confidencialidad de los datos, una de las críticas que ha tenido el proyecto por parte de asociaciones de pacientes como Asusalud, que ven en esta automatización un riesgo de que el historial médico de los pacientes quede disponible sin un adecuado control que impida su uso indebido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 31 de enero de 2004