Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JULIO A. MARTÍNEZ | Abogado

"El Estado recurre la ley autonómica de células madre por celos políticos"

Al letrado Julio Ángel Martínez Gámez (Jaén, 1963) no le importa haberse embarcado en una batalla jurídica contra un gigante, en concreto contra el Estado. Como padre de un niño de dos años y medio que sufre una parálisis cerebral atónito-disquinética se ha personado como coadyuvante en el recurso que la abogacía del Estado presentó el pasado 16 de diciembre ante el Tribunal Constitucional contra la Ley autonómica 7/2003, de 20 de octubre, sobre investigación en Andalucía con preembriones humanos no viables para la fecundación in vitro.

Pregunta. ¿Parece la lucha de David contra Goliat?

Respuesta. Sí, lo parece, pero en mi profesión de abogado ya he logrado que el TC me aceptara en dos ocasiones recursos de amparo, y por qué no iba a intentarlo ahora para luchar por los intereses de mi hijo.

P. ¿Qué argumentos aporta en su personación?

R. Mi hijo tiene parálisis cerebral y estoy convencido de que si el Gobierno de la nación deja investigar a los especialistas de la Junta de Andalucía habrá ciertas esperanzas de curación, tanto en la enfermedad de mi hijo como en otras patologías neurodegenerativas.

P. ¿Cuáles son las diferencias más notables entre las dos leyes?

R. La ley autonómica es más abierta y favorece más la investigación, frente a la estatal, que es más restrictiva. Sería deseable que el Gobierno de la nación reconsiderara su decisión e impidiese la destrucción de los preembriones humanos. Debería tener en cuenta las recomendaciones de la Comisión Nacional de Reproducción Humana Asistida.

P. ¿Qué hay detrás de este conflicto de competencias?

R. Ni más ni menos que los celos políticos del Gobierno de la nación, que ya está muy dolido por la sentencia del TC sobre el complemento de las pensiones no contributivas aprobado por la Junta. Los políticos están perjudicando indirectamente a muchos enfermos, y eso es lo que duele. Y lo digo yo, que no tengo ninguna adscripción política.

P. ¿Qué otras acciones piensa llevar a cabo?

R. Voy a instar al Defensor del Pueblo a que recurra la ley estatal y me voy a poner en contacto con otras asociaciones de discapacitados para hacer un frente común contra el recurso del Gobierno y que también se personen como coadyuvantes. No queremos que esto se vea como un pulso político, y sí como una justa reivindicación.

P. ¿Sabe que es una batalla larga?

R. Sí, pero la esperanza en la curación de mi hijo me da fuerzas. Otros padres de enfermos de Jaén también se han personado en el procedimiento, y también podría hacerlo la Federación Española de Enfermedades Raras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de enero de 2004