La Diputación de Guipúzcoa decidirá en enero si construye una o más incineradoras

La elección de la ubicación se retrasa hasta junio de 2004

La Diputación de Guipúzcoa y las ocho mancomunidades que gestionan el tratamiento de las basuras se han dado un mes de plazo, hasta enero próximo, para decidir cuántas incineradoras tendrá esta provincia. Antes de junio de 2004 deberán elegir su ubicación. Estas entidades se han arropado entre sí para reconducir la polémica surgida tras la decisión de emplazar una planta en Urnieta para toda la provincia.

La Diputación y las mancomunidades se han puesto manos a la obra en la resolución del conflicto planteado en Guipúzcoa con la incineración de las basuras. Es la primera vez que se reúnen desde la aprobación, hace ahora un año, del Plan foral de Gestión de los Residuos Urbanos, que contempla entre una y tres incineradoras. Estas entidades han puesto en funcionamiento la denominada comisión de seguimiento del plan de residuos, a la que ahora han atribuido la responsabilidad de acordar el número de incineradoras que se construirán en Guipúzcoa y su ubicación.

Todas las instancias de Guipúzcoa con responsabilidad en materia de tratamiento de basuras se han arropado entre sí para intentar reconducir la polémica surgida recientemente en esta provincia con la elección del emplazamiento de estas infraestructuras. El diputado para la Sostenibilidad, Luis Mari Oiarbide, explicó que ayer se abrió una "nueva etapa" para dar paso a la "búsqueda de soluciones". Añadió que los integrantes de la comisión tratarán de alcanzar en enero próximo un consenso definitivo sobre el número y tipología de las incineradoras. Además, se encargará un estudio de ubicaciones que deberá conocerse antes de junio de 2004.

El estudio que determinará los lugares más adecuados para construir las plantas abarcará todo el territorio de Guipúzcoa, una vez que las ocho mancomunidades han asumido la posibilidad de tener una infraestructura de estas características en su ámbito de actuación.

Este nuevo informe se sumará al que encargó recientemente la Mancomunidad de San Marcos -engloba a San Sebastián y a nueve municipios de su entorno-, que eligió a Urnieta como mejor ubicación para albergar una incineradora. San Marcos se ofreció al resto de mancomunidades para quemar en su planta de Urnieta todas las basuras de la provincia, lo que generó una fuerte polémica en este municipio. Incluso el Ayuntamiento, gobernado por el PNV, solicitó a San Marcos a finales de noviembre pasado que dejara sin efecto su decisión de construir la incineradora en esta localidad.

La comisión no descarta construir más de una incineradora, lo que iría en contra del criterio de la propia Diputación, que apostó decididamente por una sola y para ello intentó paralizar el proyecto para implantar una en el área de Txingudi (Irún, Hondarribia y Hendaya), cuya tramitación está muy avanzada.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS