Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los discapacitados podrán jubilarse anticipadamente sin que merme su pensión

Zapatero tilda la medida de "cicatera" y recuerda que España está a la cola de la UE

Los discapacitados con una minusvalía igual o superior al 65% podrán adelantar su jubilación sin que se resienta su pensión. El ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Eduardo Zaplana, anunció ayer que en el Consejo de Ministros del viernes se aprobará el real decreto que permitirá a los discapacitados beneficiarse de esta medida. El secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, tildó de "cicatera" la norma. Las asociaciones de discapacitados solicitaron a todos los partidos que trabajen de forma conjunta para mejorar la calidad de vida de este colectivo.

Zaplana aprovechó el acto de clausura del Año Europeo de la Discapacidad en el que participaron representantes de las asociaciones de discapacitados para anunciar esta medida. Con el nuevo real decreto se establece un coeficiente reductor de la edad de jubilación que se aplicará al tiempo que hayan trabajado los discapacitados. Este coeficiente es del 0,25% por año trabajado para las personas con un grado de minusvalía igual o superior al 65% (un año reducido por cada cuatro trabajados) y del 0,50% para quienes además de tener esta minusvalía necesiten la asistencia de otra persona para realizar sus actividades ordinarias (un año de reducción por cada dos trabajados). En el primer caso, un trabajador que haya cotizado en la Seguridad Social 20 años podrá jubilarse a los 60 y se le computarán como cotizados 25. En el segundo, un discapacitados con 20 años trabajados podrá jubilarse a los 55 años y se le computarán 30.

Hasta ahora no existía ningún tipo de ayuda para la jubilación de los discapacitados que tenían la misma edad de jubilación que el resto de personas 65 años, a excepción de colectivos como el de los toreros (55 años), puntilleros, cantantes, bailarines y trapecistas (60 años). Tampoco tenían ningún tipo de coeficiente reductor. Sí existe para los mineros (0,50%), pilotos de marina mercante (0,40%) o mecánicos de aeronaves (0,30%).

Actualmente, en España hay tres millones y medio de personas con algún tipo de discapacidad. Unos 820.000 tienen una minusvalía igual o superior al 65%, de este colectivo trabaja un grupo reducido del que no existen datos oficiales.

"La medida es cicatera. El 0,25% es insuficiente. Me hubiese gustado que hubiese sido más", aseguró el secretario General del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, en un acto con los representantes del CERMI y de la Fundación ONCE que por la mañana habían acompañado a Zaplana, informa Cruz Blanco. El 6 de mayo fue rechazada por el Gobierno una proposición no de ley del PSOE que proponía el coeficiente reductor del 0,50% para todos los discapacitados con una minusvalía igual o superior al 65% y planteaba estudiar una posible reducción para los que tenían una minusvalía superior al 33%. Desde el Gobierno aseguran que estas medidas ya estaban recogidas en la Ley Gradual y Flexible aprobada en 2002. Zapatero recordó que España es un país con un retraso enorme en comparación con el resto de la Unión Europea.

Zaplana anunció también que en el consejo de ministros de mañana se aprobará el II Plan de Acción para las Personas con Discapacidad 2003-2007. Desarrollar un sistema de protección integral a las personas con graves discapacidades y sus familias, promover la inserción laboral y la plena accesibilidad a todos los edificios, servicios y tecnologías y garantizar la igualdad en el acceso a prestaciones y servicios sociales son los cuatro puntos que vertebran este plan.

El Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) reclamó un pacto de Estado en temas de discapacidad que sirva para mejorar las condiciones de vida de este colectivo. Para lograr este objetivo cree fundamental que todas las fuerzas políticas trabajen conjuntamente.

En el Día Mundial de las Personas Discapacitadas no sólo movieron ficha los partidos políticos. Los sindicatos y la patronal expresaron su intención de favorecer la integración laboral de los discapacitados y defendieron que la competencia mostrada por el trabajador debe anteponerse al hecho de tener alguna minusvalía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de diciembre de 2003