Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dulce Chacón pierde su batalla contra la muerte

La autora de 'La voz dormida' falleció anoche en Madrid a los 49 años a causa de un cáncer

Dulce Chacón luchó con optimismo y bravura hasta el final, pero no pudo vencer una enfermedad tan cruel como breve. Un cáncer de páncreas le hizo metástasis en el hígado. Murió anoche en su casa de Madrid. No había cumplido los 50 años. Sus amigos, todos aquellos que la vieron el pasado junio, alegre y emocionada, llena de proyectos, recibir el Premio al Libro del Año de los libreros de Madrid por La voz dormida, quedaron conmocionados al recibir la fatal noticia.

Nacida en Zafra (Badajoz) en 1954, hija del poeta y ex alcalde Antonio Chacón, se inició en la literatura en 1992 con el libro de poemas Querrán ponerle nombre. Le siguieron otros dos, Las palabras de piedra (1993) y Contra el desprestigio de la altura (1995), por el que recibió el Premio Ciudad de Irún. El año siguiente debutó en la narrativa con Algún amor que no mate, de la que en 2002 hizo una adaptación teatral. Esta novela forma parte de una trilogía sobre la incomunicación en la pareja, integrada por Blanca vuela mañana (1997) y Cielos de barro (2000), con la que ganó el Azorín.

Con La voz dormida (2002), su última novela, conquistó a los lectores. Es una historia conmovedora sobre mujeres y también hombres que perdieron la guerra. Alcanzó rápidamente ocho ediciones. Escribió también una biografía de la torera Cristina Sánchez, Matadora, y colaboró con la serie de televisión Ellas son así. La escritora se comprometió con las causas más justas. En marzo pasado estuvo en Bagdad con la Plataforma de Mujeres contra la Guerra; colaboró en el libro La voz y la palabra, contra la invasión de Irak, y perteneció a Mujeres contra la Violencia de Género. El sepelio de la escritora tendrá lugar mañana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de diciembre de 2003