Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LAS RELACIONES EUROPA-ISRAEL | Cita en Bruselas

La UE critica a Israel por construir el muro, destruir casas y marginar a su enviado

El ministro israelí de Exteriores propone crear un consejo bilateral contra el antisemitismo

Las relaciones entre Israel y la Unión Europea, su principal socio comercial, atraviesan momentos tensos. Así se vio en los contactos que el ministro israelí de Asuntos Exteriores, Silván Shalom, mantuvo ayer en Bruselas con sus colegas europeos antes del Consejo de Asociación UE-Israel de hoy. Shalom pidió crear un consejo ministerial UE-Israel contra el antisemitismo, pero en un comunicado para difundir hoy, la Unión Europea critica la construcción del muro, las "ejecuciones extrajudiciales", la destrucción de viviendas palestinas o los nuevos asentamientos, a la vez que alerta de "las repercusiones negativas" del rechazo del Gobierno de Ariel Sharon a recibir al enviado europeo.

La petición del ministro israelí se produce dos días después de los ataques contra centros judíos en Turquía y Francia, y tres semanas después de que una encuesta de la UE pusiera de relieve que, para los europeos, Israel es la principal amenaza para la seguridad en el mundo. Para Shalom, los atentados muestran "un antisemitismo creciente" y "la UE tiene una obligación moral y política para que ese antisemitismo sea erradicado", y en ese contexto pidió el consejo ministerial.

"Hay que hablar claro a Israel", habían dicho por la mañana Javier Solana, representante para la política exterior de la Unión, y la ministra española de Exteriores, Ana Palacio, mientras Silván Shalom exigía a Europa una posición "más equilibrada". "Europa", comentó el ministro israelí, "puede jugar un papel clave en el proceso de paz, pero debe tener una actitud más equilibrada ante el conflicto israelopalestino".

El texto pactado por la UE para difundir hoy es, en efecto, muy claro y busca ese equilibrio. Europa avisa a Israel de esas repercusiones negativas que puede tener la prohibición de recibir a las autoridades europeas que visiten al líder palestino, Yasir Arafat, o de marginar al enviado europeo, el embajador belga Marc Otte, sustituto de Miguel Ángel Moratinos. "Otte es una figura política", recordó Solana ante la negativa de Shalom a reconocerle ese nivel en una tensa rueda de prensa nocturna. Reconoce la UE a los israelíes su derecho a defenderse de los atentados, pero les exige "el máximo esfuerzo para evitar víctimas civiles" y el abandono de "ejecuciones extrajudiciales y destrucción de viviendas".

Europa también transmite a Israel que la situación humanitaria "se deteriora de manera alarmante" en Cisjordania y Gaza ("se está haciendo cada vez más insoportable la vida de los palestinos") y que está "particularmente preocupada" por la construcción del muro de seguridad que priva "de servicios esenciales" a los palestinos, por lo que pide detener su construcción. La UE considera que "la expansión continuada de asentamientos" no hace sino "echar leña al fuego de una situación ya inflamable" y cree que las medidas para expulsar a Arafat de su puesto "serían contrarias al derecho internacional y contraproducentes para una solución pacífica". "Para nosotros, Arafat es un terrorista", zanjó anoche Shalom.

En busca de ese equilibrio que reclama Israel a la UE, los ministros europeos condenan "enérgicamente" los atentados palestinos porque "no tienen justificación" y exigen a la Autoridad Palestina que demuestre "de manera concreta" su determinación de luchar contra la violencia extremista. Europa recuerda a las dos partes que está comprometida con el objetivo de que existan dos Estados, pero que no han hecho esfuerzos suficientes para desarrollar el plan de paz de la Hoja de Ruta.

El comercio entre la UE e Israel ascendió el año pasado a 22.000 millones de euros. El 20% de ese comercio es de diamantes. El primer comprador de productos israelíes es la UE, que ha permitido a Israel colaborar en 612 programas conjuntos de investigación y desarrollo dentro de su Acuerdo de Asociación.

Los ministros de la UE condenaron "todos los ataques terroristas" que se registran en Irak y dieron su apoyo al calendario anunciado por el Consejo de Gobierno iraquí para que en junio de 2004 se devuelva la soberanía de Irak a un Gobierno de transición.

En otra reunión, los ministros de Defensa dieron luz verde en Bruselas a la creación de una Agencia Europea de Armamento que funcionará en 2004, un importante paso para desarrollar la Europa de la Defensa. La agencia estará presidida por el alto representante para la política exterior. La UE pretende contar en último término con un mercado único de armamento.

En las reuniones de ayer, el Gobierno peor parado fue el de Italia por el escándalo que originó su primer ministro, Silvio Berlusconi, en la cumbre UE-Rusia de la semana pasada en Roma. Más de una decena de ministros, sobre todo nórdicos y de países candidatos, criticaron a Italia por haber apoyado, en contra de la posición común europea, al presidente ruso, Vladímir Putin, en su gestión de la crisis de Chechenia y su relación con grandes empresas rusas como Yukos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de noviembre de 2003