Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El argentino Alan Pauls gana el Premio Herralde con una "novela gótica de amor"

Andrés Neuman queda finalista con un recorrido por el siglo XX a través de su familia

Alan Pauls (Buenos Aires, 1959) consiguió ayer el XXI Premio Herralde de Novela por El pasado, una extensa obra cargada de humor negro que ahonda en la relación entre pasión y tiempo. Andrés Neuman (Buenos Aires, 1977) quedó por segunda vez finalista del premio, en esta ocasión con Una vez Argentina, una novela protagonizada por su propia familia en la que se revisa la historia del país en el pasado siglo. La literatura suramericana marcó esta edición de los premios de novela de Anagrama, ya que los cuatro autores semifinalistas provienen de este continente.

MÁS INFORMACIÓN

Una pasión eterna que sale de los estereotipos marca el ritmo de El pasado, "una novela gótica de amor protagonizada por dos enamorados fantasmas condenados a enloquecerse uno a otro", explicaba ayer Alan Pauls desde Buenos Aires. "Un libro que se lee en medio de una carcajada helada", añadió desde Barcelona el escritor Rodrigo Fresán, que representó a Pauls en el acto de la comunicación del premio. Rimini y Sofía son los protagonistas de esta extensa historia de amor -650 páginas- en la que se sucede el acoso, el chantaje sentimental, la traición y hasta el crimen. "La protagonista femenina es como un fantasma especializado en retornar", explicó Pauls, que reconoció a Marcel Proust y al humorista Jerry Seinfield como las dos grandes influencias de esta novela que, dice, cargó de sus adicciones.

"Proust es como una sombra que tutela mi libro. Ese concepto del tiempo en el que siempre chapoteamos en el mismo magma del pasado impregna la obra. Sobre Seinfield, reconozco que es mí única adicción de los noventa y lo coloco en el mismo plano científico y estético que Proust. El modo en que desmenuza las expresiones de la pasión se filtró en la novela", manifestó el escritor. La obra premiada se publicará en la última semana de noviembre.

Alan Pauls es un autor prácticamente desconocido en España. Rodrigo Fresán recordaba ayer cómo hace un año le insinuaron que Pauls era un personaje ficticio ideado por Enrique Vila-Matas, Roberto Bolaño y él mismo. En Argentina llevaba diez años sin publicar ficción, pero ayer se supo que un lustro de este tiempo lo dedicó a escribir El pasado. "Tengo cierta sensación de incertidumbre sobre el destino del libro. El lector español me resulta como el Triángulo de las Bermudas, algo desconocido que me produce una atracción irresistible". El escritor se mostró "orgulloso" de que su novela "entre a formar parte de esta familia de autores que lo ganaron con anterioridad, especialmente por Vila-Matas y Bolaño".

Andrés Neuman repite como finalista del Herralde de novela (en 1999 lo fue por Bariloche). "Prefiero celebrar la medalla de plata. Lo que importa es el libro y no su puesto en el podio", dijo ayer. Neuman se adentra en Una vez Argentina en el pasado de su familia y en el carácter migratorio del pueblo argentino. "Es una especie de búsqueda, de reinvención de un pasado argentino que me falta", explicó el novelista, que desde su infancia reside en España. El editor Jorge Herralde calificó esta obra como "la mejor novela de Neuman, con diferencia. Un fresco sobre la Argentina del siglo pasado, una novela de generación familiar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de noviembre de 2003