Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Junta pagará un especialista privado al paciente que no reciba atención en dos meses

La aplicación de la medida comenzará en aquellos procesos de riesgo vital para el enfermo

El Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía aprobará antes de final de año un decreto que garantizará que la atención especializada, las pruebas y la propuesta terapéutica tardarán un plazo máximo de dos meses. El periodo se reducirá a un mes cuando se trate de procesos oncológicos. El decreto, cuyo borrador fue presentado ayer al Consejo Andaluz de Salud, prevé que en caso de un incumplimiento de los plazos estipulados la sanidad pública andaluza corra con los gastos en una clínica privada. Andalucía es la segunda autonomía en regular estas esperas tras Castilla-La Mancha.

Tras acometer en primera instancia la reducción de las listas de espera quirúrgicas, que ahora están en un plazo medio de 56 días, la Junta se dispone ahora a regular los plazos de respuesta en atención especializada para procesos asistenciales, primeras consultas y pruebas diagnósticas. Para el consejero de Salud, Francisco Vallejo, se trata de un decreto "trascendental" y "el paso más importante que ha dado la sanidad pública andaluza". Tanto es así que Vallejo vaticinó una profunda reorganización de los servicios sanitarios para hacer frente a las 10 millones de consultas médicas especializadas -de ellas un 30% son primera consulta- que se producen cada año en la sanidad pública andaluza.

Según explicó en Jaén, donde inauguró la nueva UCI del hospital Neurotraumatológico en el que se han invertido 2,2 millones de euros, la complejidad del decreto va a obligar a una aplicación paulatina de la normativa. Así, en una primera fase se han incluido los procesos en los que se sospecha la existencia de una enfermedad con riesgo vital para el paciente o que comprometan su calidad de vida. De esta manera, se garantiza un plazo máximo de 30 días para los procesos oncológicos (cáncer de cerviz-útero, mama, próstata, colorrectal, piel y laringe) y 60 días para los cardiovasculares (dolor torácico e insuficiencia cardiaca). Posteriormente se continuará hasta un total de 44 procesos asistenciales que cubrirán más del 90% de las patologías, quedando excluidas únicamente las enfermedades banales o raras, según indicó Vallejo. Para las primeras consultas de asistencia especializada, que solicita un médico de atención primaria, también se establece un plazo máximo de 60 días, y de 30 para los procedimientos diagnósticos.

El consejero anunció también un "cambio radical" en el sistema de citas previas, que se tramitarán en los hospitales de referencia del enfermo desde los centros de atención primaria. Si éstas no se pudieran conseguir en el plazo comprometido en el decreto se podrán ofertar citas en otros hospitales públicos andaluces, en centros concertados y, si tampoco se encuentra plaza, se podrá solicitar atención en una clínica privada, sufragando los costes la Junta de Andalucía.

Salud pretende reconvertir las consultas de especialistas en centros de alta resolución, como ya ocurre en el hospital Alto Guadalquivir de Andújar (Jaén), donde más del 70% de los usuarios obtiene en una sola consulta su diagnóstico. Vallejo dijo que este decreto va a suponer un reto importante para los 80.000 profesionales de la sanidad pública andaluza, para los que anunció mayores incentivos de tipo económico, aunque no concretó los costes que conllevará la aplicación del decreto. Vallejo se limitó a decir que el presupuesto de su departamento crecerá un 7,7% en 2004 y que se dobla la consignación para personal, que contará con más de 80 millones de euros.

La intención de la Junta es aprobar este decreto antes de final de año. Su entrada en vigor será al día siguiente de su publicación en el BOJA, aunque se establecerá un periodo de 12 meses para la implantación efectiva de la garantía en los tiempos de espera con el fin de adecuar la estructura organizativa de los centros al cumplimiento de este derecho.

A juicio del consejero de Salud, el elemento clave de este modelo de gestión es la continuidad asistencial, es decir, "entender la asistencia sanitaria como un acto único y no como actuaciones aisladas de distintos profesionales y en diferentes escenarios alrededor de los cuales circula el ciudadano". Para ello, añadió que resulta fundamental la coordinación entre la atención primaria y la especializada, la reordenación de los flujos de trabajo y la implicación de los profesionales.

560.000 intervenciones

En junio de 2000, la Consejería de Salud anunció un plan de choque para acabar con las listas de espera quirúrgicas. En la comunidad había entonces 41.379 personas a la espera de una intervención y el tiempo de demora medio para ellos era de 76,1 días. De esa cantidad, más de 13.000 enfermos llevaban esperando más de seis meses, pero esa cifra se redujo a cero.

Francisco Vallejo dijo ayer que el plan de choque fue "uno de los grandes acicates del sistema sanitario andaluz".

Para reducir los tiempos de espera se llevan a cabo 560.000 intervenciones quirúrgicas en un año y se abren los quirófanos por las tardes y los fines de semana. "Se ha roto el sentido de pertenencia entre enfermo y médico, que en muchas ocasiones era un elemento enorme de falta de eficiencia del sistema sanitario", agregó el consejero.

La Consejería de Salud publica desde marzo del año 2000 los datos de su lista de espera quirúrgica, una iniciativa que, según el consejero, "contribuye a aportar criterios de transparencia para posibilitar el derecho a la libre elección de los ciudadanos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de octubre de 2003

Más información