Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CONFERENCIA DE DONANTES DE MADRID

Kofi Annan pide apoyo para reconstruir Irak

El secretario general de la ONU reclama en Madrid un "esfuerzo sostenido" a los países donantes

El secretario general de la ONU, Kofi Annan, y el presidente del Gobierno español, José María Aznar, coincidieron ayer en que la Conferencia de Donantes para la reconstrucción de Irak que se abre hoy en Madrid "es el comienzo de un proceso" y no el punto de llegada, y que más importante que el dinero que se recaude en la reunión es que la comunidad internacional haga un "esfuerzo sostenido" en ayuda del pueblo iraquí. Annan aseguró que existen "mecanismos de supervisión del uso de los fondos" que garantizan su buen fin. La rueda de prensa que Annan y Aznar ofrecieron en el palacio de la Moncloa se limitó a sólo dos preguntas porque, como bromeó el presidente español, ambos tenían un "compromiso deportivo importante": el partido Real Madrid-Partizán.

Annan destacó que la conferencia, a la que han confirmado su asistencia 59 países y 19 organizaciones internacionales, comienza con buen pie por la reciente "aprobación unánime en el Consejo de Seguridad de la ONU de la resolución 1.511" y con las cantidades anunciadas ya por algunos de los países participantes. La resolución 1.511 legitima la ocupación extranjera de Irak pero no otorga a Naciones Unidas el papel preponderante que el propio Annan había pedido. Tal vez por ello su secretario general se vio forzado a declarar que su presencia en la conferencia de Madrid "no tiene nada que ver con mi opinión del papel de la ONU" en la posguerra de Irak.

Annan también desmintió la información anticipada el martes por el comisionado del Gobierno español para Irak y secretario de Estado de Defensa, Fernando Díez Moreno, sobre que EE UU podría trasvasar 15.000 de los 20.000 millones de dólares solicitados por la Casa Blanca al Congreso para la reconstrucción de Irak al nuevo fondo que se creará durante la cumbre de Madrid y que estará bajo el control del Banco Mundial y de la ONU. "EE UU tiene sus propias estructuras bilaterales, en las que se incluyen esos 20.000 millones", afirmó. Annan inaugura hoy la conferencia pero se marchará inmediatamente a Nueva York para asistir a un homenaje a los miembros de la ONU muertos en acto de servicio.

Aznar, por su parte, dijo estar convencido de que la conferencia de Madrid "será un éxito", sobre todo "si se compara con otras conferencias de donantes ya celebradas, como la de Afganistán". El optimismo y la solidaridad con el pueblo iraquí no dieron para más. El fútbol no espera.

Dominio de Washington

Al margen de las declaraciones, la Conferencia de Donantes va a probar si han cicatrizado ya las heridas abiertas en la comunidad internacional por la invasión angloamericana de Irak el pasado marzo. La resolución 1.511 ha restablecido el consenso pero será en Madrid donde se mida la generosidad del compromiso internacional con el nuevo Irak cuando los países asistentes anuncien mañana la cuantía de sus aportaciones. La ONU y el Banco Mundial han cifrado en unos 36.000 millones las necesidades de Irak para el periodo 2004-2007, pero sea cual sea la cantidad que se recaude hay incertidumbres que seguirán cerniéndose sobre su reconstrucción como la inseguridad que aún reina en el país, la falta de un Gobierno legítimo en Bagdad y el dominio político de todo el proceso por EE UU.

La organización española de la conferencia ha creado un foro paralelo para impulsar la contribución del sector privado al que se han apuntado 225 empresas. De ellas, 134 son europeas, 19 de EE UU y una veintena españolas. También asistirán 25 hombres de negocios iraquíes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de octubre de 2003