Un atentado con coche bomba causa seis muertos en Bogotá

Explosión en pleno centro de la ciudad

Bogotá, la capital de Colombia, sufrió ayer un nuevo atentado terrorista. Seis personas murieron y 15 más resultaron heridas en el sector comercial popular de San Andresito, en el centro de la ciudad, después de que a las 8.00 (13.00 en la Península) estallara un coche bomba. El acontecimiento desbancó a la que se preveía sería la noticia del día en este país agobiado por la violencia: la liberación del comandante de la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) Felipe Torres.

Hasta el mediodía, las autoridades no habían señalado a los culpables del acto terrorista. Pero se barajaban varias hipótesis. Unas señalaban a alguna de las guerrillas -las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) o el ELN-, pues ayer, Día del Guerrillero, se celebraba el 38º aniversario de la muerte del Che Guevara. Pero se hablaba también de los paramilitares, que vienen extorsionando a los comerciantes de esta zona. Entre los muertos figuran dos policías que, advertidos sobre la presencia de un coche sospechoso, se acercaron al lugar. Cuando inspeccionaban el vehículo se produjo la explosión. Las otras víctimas eran transeúntes que caminaban por el lugar. Los locales comerciales, que a esa hora no habían abierto sus puertas, resultaron seriamente afectados. El coche bomba estaba situado en el mismo lugar donde la Policía Metropolitana instala todos los días a las 9.00 un furgón para que los ciudadanos denuncien actos ilícitos, según asegura el diario El Tiempo.

El atentado ocurrió pocas horas después de que el Congreso aprobara de forma preliminar una reforma constitucional que introduce sanciones más severas contra el terrorismo.

Tampoco se había producido a mediodía la excarcelación del comandante del ELN, grupo que en este momento tiene en su poder a siete extranjeros, entre ellos un español. Felipe Torres cumplía una condena de 20 años por rebelión desde junio de 1994 y un juez ordenó su libertad condicional -tendrá un periodo de prueba de 94 meses- por haber cumplido tres quintas partes del castigo. A él y a su compañero de celda en la cárcel de Itagüí -el también comandante del ELN Francisco Galán- el presidente Álvaro Uribe les había ofrecido hace poco la excarcelación a cambio de convertirse en trabajadores de la paz. Ayer se conoció la respuesta. Proponen reproducir, desde la libertad, el espacio que han construido en la prisión: por su celda han desfilado todo tipo de personalidades, se ha discutido de paz y se han logrado acuerdos humanitarios.

Torres y Galán han hecho el papel de intermediarios entre el comando guerrillero y el Gobierno. Con la mediación de la Iglesia católica, se emprendió una cruzada por la libertad de los excursionistas extranjeros retenidos el pasado 12 de septiembre cuando visitaban Sierra Nevada de Santa Marta, en la zona del Caribe. La situación, en este caso, se podría complicar. Desde las montañas de Colombia, Pablo Beltrán, tercer hombre al mando del ELN, aseguró que investigarán a sus rehenes para determinar si algunos de estos turistas tienen propósitos "militares y de inteligencia". Beltrán añadió también que estarían dispuestos a canjear a los extranjeros por guerrilleros en prisión. La Iglesia se opone al canje. Para Jaime Bernal, miembro de la comisión de conciliación con este grupo insurgente, el que el presidente hable públicamente al ELN y éste le conteste es, de alguna manera, el reinicio "de manera incipiente" de un diálogo de paz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 08 de octubre de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50