Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 40% de los inmigrantes trabaja sin tener ningún tipo de contrato

Los datos recabados por CCOO en 2002 revelan que más de mitad no tiene permiso

Un 55,6% de los inmigrantes del País Vasco no tiene permiso de residencia y un 40,4% de ellos trabaja sin contrato. Comisiones Obreras destacó ayer en Bilbao "el aumento espectacular y sin precedentes" de la precariedad laboral de los inmigrantes en Euskadi, durante la presentación del análisis sobre su situación socio-laboral 2002. Aunque estos conclusiones se extraen de los extranjeros atendidos en el servicio de asesoramiento de CCOO, sus responsables y la Dirección de Inmigración del Gobierno vasco creen que la situación es extensible a lo que sucede en todo Euskadi.

Comisiones Obreras gestionó en 2002 un total de 1.046 expedientes de trabajadores inmigrantes en el País Vasco. Desde el año de la fundación del servicio de asesoramiento de extranjeros, en 1996, esta cifra supera los 10.000. Con todos los datos, la responsable de Asuntos Sociales del sindicato, Felisa Piedra, denunció ayer el "aumento espectacular y sin precendentes" de la precariedad laboral de los inmigrantes, al tiempo que expresó rechazo a las nuevas modificaciones en la Ley de Extranjería, que empujan a los inmigrantes "a situaciones de mayor invisibilidad y de mayor marginalidad social". Andoni Basterra, asesor de la Dirección de Inmigración del Departamento vasco de Asuntos Sociales, opina que la vigente es "una ley perversa que no permite la regularización de flujos de inmigrantes en materia laboral", lo que incide directamente en el aumento de las condiciones laborales irregulares y la casi "de explotación".

De los 1.046 expedientes tramitados por CCOO, el 53,92% correspondió a hombres y el 46,08% a mujeres. Es el colectivo femenino el que sufre las peores condiciones laborales, ya que el 46,2% trabaja sin tener contrato, frente a un 35,4% de los hombres en esas mismas condiciones. Los que tienen contrato fijo suponen únicamente el 8% entre las mujeres y el 9% entre los varones. El resto se reparte entre eventuales, autónomos y los que están buscando empleo.

La mayoría de las mujeres inmigrantes, un 43,5%, trabaja en el servicio doméstico. CCOO destaca en este sector "la alta incidencia de empleo irregular". Los varones, sin embargo, se concentran mayoritariamente en la construcción (41,8%). Para ambos sexos, la hostelería es la segunda opción laboral (24,2% de las mujeres y 17,9% de los hombres). "Son los sectores laborales menos protegidos, en los que se da la mayor precariedad laboral, tanto de trabajadores extranjeros como de los nacionales. Lo que pasa es que estos puestos de trabajo cada día están más en manos de inmigrantes", según la Dirección de Inmigración.

De Colombia y Ecuador

La inmensa mayoría de los inmigrantes del País Vasco está en edad de trabajar. El grupo más numeroso, que supone el 82,1% del total, tiene edades comprendidas entre los 16 y los 40 años. Aunque sigue habiendo un mayor índice de hombres que de mujeres entre estas edades, la tendencia tiende a la equiparación, indicó Piedra.

Por su origen, la mayor parte, un 40,3%, proviene de Colombia, seguido de Ecuador, 25,2%, con lo que ambos países suman el 65,5% del total y sacan una considerable distancia al tercero, que es Marruecos, con un 7,1%. En los casos de Ecuador y Colombia la inmigración femenina supera a la masculina, un fenómeno que solamente se produce, además, con los originarios de Cuba. "Los colombianos y ecuatorianos han pasado de estar hacia el sexto lugar a ocupar las primeras posiciones en inmigración. Además, unos y otros se asientan en Vizcaya fundamentalmente", comenta Basterra.

Un 58,9% de los inmigrantes posee estudios básicos o carece de cualquier tipo de estudios y entre ellos abundan las situaciones de precariedad laboral, de forma que solamente un 8,6% de ellos son asalariados fijos. "Sin embargo, la duración de los contratos eventuales es mayor en los inmigrantes que en los nacionales, ya que aquel colectivo tiene menor movilidad laboral porque se ven capturados por su necesidad de renovar el permiso", apunta Basterra.

Las consultas que ha recibido el servicio de asesoramiento de CCOO a inmigrantes tienen que ver fundamentalmente con los permisos de trabajo y residencia, y los procesos de reagrupamiento familiar, además de asuntos laborales de naturaleza diversa. La responsable de Asuntos Sociales de CCOO recalcó que "es imprescindible incidir en la política general de inmigración, particularmente en el aspecto laboral, asegurando los derechos laborales" de los inmigrantes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de septiembre de 2003