Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PANTALLA INTERNACIONAL

El Reino Unido apoya al cine con 70 millones

La industria potenciará la formación práctica

El Gobierno británico, en colaboración con la industria cinematográfica, destinará en los próximos cinco años 70 millones de euros a una iniciativa de educación y formación práctica de profesionales en todos los campos del sector. Estrechar la conexión entre las escuelas de cine y el mundo laboral, en un sistema de mutua cooperación, es el objetivo del nuevo paquete de medidas que, bajo el lema Un futuro mejor, se pondrá en marcha en la primavera de 2004.

Unas 34.000 personas trabajan en la industria británica del cine y las instituciones académicas imparten más de 200 cursos, de secundaria o universitarios. Con la nueva iniciativa se establece una relación entre ambos sectores para asegurar la formación práctica y perspectivas de trabajo del estudiante. Paralelamente, los actuales profesionales, el 90% de los cuales trabajan en calidad de autónomos, tendrán más recursos para ampliar el ámbito de su oficio.

Se crearán un mínimo de nueve academias del cine, con un temario aprobado por la industria, más una escuela superior especializada en los aspectos financieros del sector. Esta nueva red de centros de enseñanza seguirá financiada por el Ministerio de Educación mientras que la industria aportará becas y personal docente, cuyos campos de especialización y disponibilidad se detallarán en un banco de datos. La BBC, por su parte, pondrá en marcha un programa piloto de cursillos a través de Internet en el área de tecnologías de alta definición.

Los estudios se complementarán con un ambicioso programa de prácticas en el terreno. Cubrirá todas las fases del proceso cinematográfico, desde desarrollo de guiones a construcción de decorados, maquillaje o iluminación. Se habilitará una red con información sobre vacantes en proyectos concretos y cada candidato recibirán un pasaporte evaluativo al término del aprendizaje.

En 2002 se invirtieron en el Reino Unido cerca de 330 millones de euros en producciones cinematográficas, tres veces más que diez años atrás. Preservar el nivel técnico de los profesionales, la gran baza hasta la fecha de una industria británica que no puede competir con el coloso estadounidense, es el principal motivo de la presente iniciativa. Una auditoría del sector ha descubierto serias lagunas en el campo laboral que Un futuro mejor intenta corregir. Por eso, en la concesión de licencias a las academias del celuloide, se dará prioridad a cursos de desarrollo de guión e interpretación. En el área de prácticas, a la construcción de decorados, sonido, iluminación, posproducción y distribución de películas. Con programas continuados de investigación se detectarán posibles fluctuaciones de futuro que permitan introducir modificaciones en los temarios académicos y en el sistema de prácticas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de septiembre de 2003