Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La luna llena dificultará la observación de las Perseidas

El paso anual de la Tierra por los restos del cometa Swift-Tuttle da lugar en esta época a una lluvia de meteoritos conocida como Perseidas y también como Lágrimas de San Lorenzo. Este año se prevé que la máxima actividad se dé en la noche del 12 al 13 de agosto, pero la coincidencia con la Luna llena va a dificultar mucho la visión de este acontecimiento astronómico, por lo que los astrónomos aconsejan que se observen las estrellas fugaces, aunque el fenómeno sea menos espectacular, durante este fin de semana, cuando todavía la Luna no ha alcanzado su máximo brillo.

Los pequeños meteoros parecen emerger de la constelación de Perseo (de ahí el nombre de Perseidas) pero pueden observarse en cualquier zona del cielo, desde un lugar lo más oscuro posible. En las horas de máxima actividad se puede observar una estrella fugaz por minuto, pero la Luna llena reducirá este año a la tercera parte al menos los rastros observables a simple vista.

Pequeñas partículas

Según informa el Instituto de Astrofísica de Canarias, el Sistema Solar contiene gran cantidad de partículas de polvo formando nubes. Las partículas que componen este polvo presentan diferentes tamaños (la mayoría miden alrededor de una micra, una millonésima de metro). Estas aglomeraciones de polvo suelen asociarse a restos de materia que los cometas van dejando a lo largo de sus órbitas en sus sucesivos pasos por las proximidades del Sol y la Tierra. Cuando una de estas partículas entra a gran velocidad en la atmósfera terrestre, produce un trazo brillante en el cielo, la estrella fugaz.

En el caso de las Perseidas, la órbita atravesada es la del cometa Swift-Tuttle. El periodo de este cometa (tiempo que tarda en dar una vuelta alrededor del Sol) es de 135 años y su última aparición se produjo el 11 de diciembre de 1992. Ese año se observaron más de 300 meteoros por hora, más de 3 veces la cantidad habitual. Desde entonces, la actividad ha menguado casi hasta su nivel normal de unos 60 a 100 meteoros por hora.

Estos días se puede observar ya Marte durante la noche como un punto rojizo muy brillante hacia el Sur. El planeta se está acercando a su máxima aproximación (55 millones de kilómetros) a la Tierra en 58.000 años, que tendrá lugar el 27 de agosto.Toda esta información figura en el programa El cielo en una noche de verano que ofrece el Planetario de Madrid de martes a domingo a las 18.45.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de agosto de 2003