Entrevista:José Ignacio Berroeta | Presidente de la Bilbao Bizkaia Kutxa

"El acoso de los políticos a las cajas se puede volver contra ellos"

Va a cumplir 65 años y se jubila. Se lo ha recomendado el médico varias veces y, por fin, le hará caso. Cansado de tantos avatares financieros (ha vivido la guerra de las supercuentas, los ataques del libretón, la llegada de multitud de competidores a Vizcaya...), José Ignacio Berroeta (Bilbao, 1939) quiere retirarse a su lugar de descanso, un pueblo donde hay más vacas que personas. Desde 1978 está en el sector financiero, donde tiene fama de ser uno de los ejecutivos mejor informados. Primero estuvo en el Banco de Vizcaya, luego en el BBV y, al final, al frente de la BBK. Berroeta reconoce que la tarea no le será fácil a su sucesor, Xabier de Irala, porque se marcha con los tipos al 2%, "un escenario difícil para las entidades". Durante la entrevista está relajado y bromista. Describe, con menos reparos que en ocasiones anteriores, su cruda visión del mercado y no escatima críticas a los políticos.

Pregunta. ¿Cuál es la herencia que deja a su sucesor?

Respuesta. Llevo más de 13 años en la entidad. Entré para preparar la firma de la fusión entre la Caja Municipal de Bilbao [que atravesaba una situación financiera delicada] y la Caja de Ahorros Vizcaína. Gracias a que hemos seguido el principio básico de conservar la identidad con los clientes de la caja, la BBK que recibe Irala es mucho más fuerte que la de hace 13 años en patrimonio, fortaleza y organización. Además es mucho más solidaria. La Obra Social ha acertado en sus proyectos, como Gazte Lanbidean, la fundación de empleo y de autoempleo para jóvenes, que es uno de los logros de los que más orgulloso me siento, ya que ha creado más de 7.000 puestos. Además, hemos lanzado el proyecto BBK Solidaria, que apoyará a los excluidos sociales.

P. Sin embargo, no es un caja grande por tamaño ya que es la octava por volumen de activos...

R. La caja que dejo es financieramente fuerte, pero reconozco que no tiene un gran tamaño. Sin embargo creo que es más importante la rentabilidad sobre fondos propios (ROE), (el 17,5%), así como el coeficiente de solvencia. En ambos somos la tercera entidad de España. Tenemos más recursos propios que muchas cajas más grandes. Con los tiempos que corren, esto es muy importante. Además, la caja tiene 2.230 empleados, casi el mismo número que hace 13 años. El 34% ha entrado en los últimos años, lo que supone un gran rejuvenecimiento de la plantilla. Por último, en la parte tecnológica, estamos en banca telefónica e Internet sin envidiar a nadie.

P. ¿Cuál es el mayor riesgo para la caja en estos momentos?

R. Los puntos débiles son la dudosa recuperación económica y que las entidades navegan mal con tipos de interés al 2%.

P. ¿Por qué durante su gestión ha dado tanta importancia al grupo industrial? BBK está entre las primeras en esta materia.

R. Es fundamental tener presencia en las empresas del entorno. Es básico para tener flujos financieros y apoyar a tu mercado. Si éste se hace más rico, también repercutirá en la caja. Además, se crean puestos de trabajo, que todavía es una asignatura pendiente, aunque ya no estamos en la dramática situación de hace 13 años, con un paro juvenil del 40%. La fortaleza financiera nos permite estar en Iberdrola, Petronor, Gas Natural, la Acería Compacta de Bizkaia, CAF, Euskaltel y otras. El valor contable de la cartera es de 1.803 millones, con 500 millones de plusvalía.

P. ¿Tiene la BBK el equipo directivo adecuado?

R. Los logros de los que he hablado se han conseguido por los directivos y empleados. Dejo un buen equipo y espero que se haga la transición con normalidad. Es mi única tarea pendiente.

P. ¿Irala viene a fusionar las tres cajas vascas?

R. Viene al proyecto BBK. La fusión de las cajas vascas, como proyecto empresarial, no se puede cerrar nunca, pero ésa no es su misión ahora.

P. ¿Ha gestionado sin excesivas influencias del PNV y del resto de las fuerzas políticas?

R. Creo que el consejo de la BBK es más independiente que el de otros de empresas y bancos en los que he participado.

P. ¿Hay burbuja inmobiliaria?

R. Hace tiempo que tengo miedo a este asunto. El crecimiento del sector inmobiliario no es eterno. En cuanto haya migración del ahorro de renta fija a variable, parará la demanda, pero no sé si caerá el precio de los pisos. Existe riesgo de insolvencia en algunos préstamos y que se pare la fuerte locomotora de la construcción, que permite a España crecer al 2%.

P. Otra característica de su estrategia ha sido la expansión fuera de Vizcaya. Tiene 50 oficinas en Madrid, el 15% del total, y está presente en Zaragoza, Cantabria y Barcelona. ¿Se ha acabado la expansión?

R. Ahora hay que repensarlo todo. La fuerte expansión se ha basado en la búsqueda de nichos en los que podíamos ser rentables. Ahora hay una limitación porque los márgenes se estrechan y los costes hay que ajustarlos. Se frenará la expansión de las cajas y se plantearán dudas sobre esta estrategia.

P. Entonces ¿por dónde va el crecimiento de la caja?

R. No es muy necesario el crecimiento por el crecimiento, sino buscar la rentabilidad. Para eso no hace falta ganar cuota de mercado.Estamos, con 250 oficinas, en la misma cuota de mercado que hace 14 años, el 50% de Vizcaya. Todas las cajas de fuera tienen el 7% de cuota. Los bancos tienen el 30%, y las cooperativas de crédito reúnen el 13%. Por oficinas, la cuota es del 26% del mercado.

P. ¿Existe un acoso político y bancario contra las cajas?

R. Sí, pero es coyuntural. A algunos políticos influyentes les he dicho muchas veces que cuidado con lo que hacen a las cajas porque el 70% de sus votantes son clientes de esas entidades. El acoso a las cajas se puede volver contra ellos. Juan Ramón Quintás, presidente de la CECA, ha tenido un buen comportamiento a pesar de la dificultad de la situación. Ha habido ataques que son inconcebibles.

P. ¿Por qué la banca ha reaccionado contra las cajas?

R. La banca ha vivido cinco años en El Dorado. Han comprado bancos en zonas de riesgo a bajo precio y con rentabilidad enorme. Ahora Latinoamérica está mal y vuelven la mirada al mercado español, pero las cajas funcionan tan bien o mejor que los bancos.

P. ¿Qué opina de la fallida OPA de Gas Natural sobre Iberdrola?

R. Fue una OPA sin que lo supiera el regulador, con el socio más grande, Repsol, en contra, y sin avisar a los demás. No tenía futuro. Quizás la Caixa tuvo la ensoñación de creer que iba a convencer de que su proyecto era el mejor. Eso, en un sector regulado, es imposible. Pasará tiempo hasta que haya otra operación.

P. La caja compite con el BBVA y es accionista. ¿Cuánto tiene del banco?

R. El 0,2% o algo así, pero después de las dotaciones que hemos hecho, nos ha perjudicado la cuenta de resultados. Alguna vez hemos pensado en vender, pero ahora tendríamos minusvalías

P. ¿Que tal son las relaciones con Francisco González, el presidente del BBVA?

R. Buenas, pero muy pocas. Tengo más trato con José Ignacio Goirigolzarri, consejero delegado.

P. ¿Las cuotas son una vía para privatizar las cajas?

R. Potencialmente sí. Con las condiciones que se han puesto, es prácticamente imposible, pero las cuotas no van a resolver el problema de falta de rentabilidad. Si las cajas crecen de manera sana, no les deberían faltar recursos propios y no harían falta cuotas. No me gustan nada y he puesto todas las dificultades para que BBK las emita.

P. ¿Se lo ha dicho a Rodrigo Rato, vicepresidente del Gobierno, con quien mantiene una buena relación?

R. Hace un rato (bromea). Creo que las cuotas son un peligro potencial.

P. ¿Le gustaría que sea el sucesor de José María Aznar?

R. Ni sueñen con que les responda a eso.

P. ¿Qué hará en el futuro?.

R. Me quedaré en el consejo de Iberdrola y en el de CAF. No quiero más, porque si lo dejo es para descansar.

"La ley vasca del ahorro tiene que mejorar muchísimo"

Pregunta. ¿Cree que el reglamento de la ley vasca de cajas de ahorros es intervencionista?

Respuesta. No sé si intervencionista, pero hay algunas autorizaciones previas que pueden calificarse así. Espero que mejore muchísimo. Los mercados no permiten esperar autorizaciones para hacer inversiones, como reflejan las normas internacionales de contabilidad y Basilea II. Quizá se le ha ido la mano al legislador y ha cogido lo peor de otras leyes, pero se reconducirá.

También hay otros casos sorprendentes, como el de Caja Madrid, cuyos estatutos impiden la representación del Ayuntamiento de Bilbao, aunque tiene oficinas aquí.

P. ¿Puede haber mayor dirigismo del Gobierno vasco?

R. La tentación es que, cuanto mayor control, mejor. El límite llegará cuando se vea que se pone en peligro cosas que funcionan porque no hay problemas económicos en ninguna caja.

P. Pero el panorama se está complicando mucho. La asamblea de la Kutxa ha rechazado la adaptación a la nueva ley, y el PP y el PSOE la van a recurrir. ¿Cree que el Gobierno vasco debería imponer los estatutos a través de un decreto?

R. Jurídicamente, creo que es la única vía que queda. En la BBK hemos adaptado los estatutos porque una entidad no puede jugar con la incertidumbre.

P. Pero tampoco se puede decir sí a todo, ¿no?

R. En la ley hay pocas cosas que entorpecen a las cajas. Además, esa ley, quitando dos o tres artículos, es la Ley Financiera, que ha reducido la presencia política al 50%, pero ha dejado las cuotas participativas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 20 de julio de 2003.

Lo más visto en...

Top 50