Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Congo forma un Gobierno de unidad para poner fin a la guerra

Dos vicepresidentes son líderes guerrilleros acusados ante la Corte Penal Internacional

Los cuatro nuevos vicepresidentes de la República Democrática de Congo (RDC) tomaron ayer posesión de sus cargos en el Gobierno de unidad que deberá convocar elecciones democráticas antes de dos años. La ceremonia, celebrada en Kinshasa, representa el final teórico de una guerra de cinco años de antigüedad que ha costado la vida a más de tres millones de personas, según Human Rights Watch y Amnistía Internacional.

Dos de los vicepresidentes son jefes guerrilleros que van a tener problemas con la justicia. Jean-Pierre Bemba, líder del Movimiento para la Liberación de Congo (pro ugandés), y Azarías Ruberwa, dirigente de la facción de Goma de la Unión Democrática de Congo (pro ruandesa), se encuentran en la lista de futuros procesados de la Corte Penal Internacional. Se les acusa de crímenes de lesa humanidad desde 1998. Este tribunal internacional anunció el martes que la RDC será su primer caso.

El Gobierno, encabezado por el presidente Joseph Kabila, es fruto de tres acuerdos de paz firmados e incumplidos en parte (los dos de Lusaka y el de Pretoria) y de la presión exterior. A pesar de este éxito, el conflicto en el que se han visto implicados hasta siete países africanos y numeros grupos y subgrupos guerrilleros, prosigue en la región nororiental de Ituri.

El portavoz de la Misión de Naciones Unidas para Congo en Bunia, Leocadio Salmerón, confirmó ayer una nueva matanza en Tchomia, aldea de pescadores cerca del lago Alberto. Fuentes de la milicia hema de la Unión Patriótica de Congo (pro Ruanda) afirman que fue atacada por los radicales lendu (aliados de Bemba), causando la muerte a 54 personas. Tchomia fue objeto de un ataque en mayo en el que perdieron la vida 250 civiles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de julio de 2003