Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hamás y Yihad Islámica anuncian una tregua clave para la paz con Israel

Israel acuerda replegar sus tropas del norte de Gaza, y se espera un acuerdo sobre Belén

El jeque Ahmed Yassin, el líder espiritual de Hamás, anunció ayer en nombre de los grupos radicales palestinos una tregua de tres meses con Israel. El documento, firmado por Hamás, Yihad Islámica y las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa, está siendo estudiado por el Gobierno palestino, que debe proceder en las próximas horas a su anuncio oficial. Este documento constituye el primer paso en la aplicación del plan de paz u Hoja de Ruta, impulsado por Estados Unidos, que permite subir el siguiente escalón: la retirada de las tropas israelíes del norte de Gaza y de la ciudad de Belén.

Israel y la Autoridad Palestina alcanzaron ayer un acuerdo para la retirada de las tropas del norte de Gaza, que podría empezar el lunes, según algunas fuentes israelíes. Se espera que se llegue a un acuerdo similar la próxima semana sobre la ciudad cisjordana de Belén. La retirada será, en realidad, un ensayo de un repliegue general a las posiciones anteriores al inicio de la segunda Intifada.

"Hamás ha examinado todos los aspectos de la situación y ha llegado a la decisión de proclamar una tregua, dicho de otra manera, una suspensión de sus actividades de combate", anunció ayer por la tarde, viernes, día sagrado para la religión musulmana, el líder espiritual de Hamás, el jeque Yassin, poniendo punto final a una situación de incertidumbre y desasosiego iniciada hace tres días, cuando el pacto del acuerdo se daba ya por hecho, pero inexplicablemente no se anunciaba públicamente. Pero sobre todo el anuncio es una puerta abierta a la esperanza tras 33 meses de Intifada y 3.500 muertos.

El jeque Yassin no desveló ningún otro detalle del acuerdo, como la duración y las condiciones. Pero, pese a su silencio, se sabe ya que en principio la tregua será de tres meses y se conocen algunas de las condiciones impuestas por los radicales. La primera y más importante, el cese por el Ejército israelí de los "asesinatos selectivos" de los líderes de la Intifada, una práctica condenada por el derecho internacional y criticada de forma general por numerosos países.

En el capítulo de condiciones, los grupos radicales reclaman además congelar las operaciones militares contra los palestinos y la liberación de los presos políticos.

El anuncio de tregua efectuado por Hamás era confirmado poco después por Mohamed al Hindi, uno de los líderes de la Yihad. No hubo, sin embargo, ninguna confirmación por parte de las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa, entre otras razones porque su jefe, Marwan Barghuti, se encuentra encarcelado en una prisión israelí.

El anuncio del pacto de los grupos radicales a favor de la tregua fue arrancado por el primer ministro, Abu Mazen, y el presidente, Yasir Arafat, tras unas largas negociaciones que comenzaron hace más de un año en El Cairo y que se reanudaron con inusitada fuerza hace poco más de un mes, cuando se puso en marcha el plan de pacificación, la Hoja de Ruta.

Repliegue israelí

El anuncio de la tregua permitirá llevar adelante el plan de paz, empezando por la retirada de las tropas israelíes del norte de Gaza -cuyas zonas serán vigiladas por los palestinos-, que cuentan así con la garantía de que las milicias no atacarán Israel. [En la mañana de ayer, un soldado israelí y cuatro palestinos murieron en Gaza durante una operación para detener a sospechosos de planear un atentado. Tres de los palestinos eran miembros de Hamás, y el cuarto era un civil, según Hareetz.]

El anuncio del acuerdo coincide con la llegada de la asesora de seguridad de la Casa Blanca, Condoleezza Rice, cuyo viaje a la zona está previsto para esta noche, al finalizar la fiesta religiosa judía del Shabat. Su misión será consolidar el proceso de alto el fuego y obligar al Gobierno de Israel a que lo asuma con todas sus consecuencias. Se trata de una misión difícil, por cuanto el Gobierno de Ariel Sharon es escéptico con respecto a este alto el fuego y reclama sin más paliativos la erradicación y eliminación de las estructuras radicales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de junio de 2003