Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRISIS EN LA COMUNIDAD DE MADRID

El constructor que ayudó al diputado Tamayo negoció con el PP una alcaldía

El 'número dos' de los populares admite que trató con Bravo sobre el Gobierno de Sevilla La Nueva

El promotor Francisco Bravo Vázquez, con negocios inmobiliarios en el suroeste de Madrid, ordenó el miércoles la reserva de dos habitaciones de hotel para Eduardo Tamayo y María Teresa Sáez, según la Cadena SER. La deserción de estos dos diputados ha provocado la mayor crisis institucional de la Comunidad de Madrid en 14 años. Francisco Bravo y su tío Francisco Vázquez, que anoche negaron cualquier vinculación con la trama, comparten un grupo de 50 empresas dedicado a la promoción inmobiliaria y al juego. Bravo propuso hace días a Ricardo Romero de Tejada, número dos del PP de Madrid, un pacto en la alcaldía de Sevilla La Nueva (Madrid).

La investigación iniciada por el PSOE a raíz de la espantada de los dos diputados socialistas arroja ya algunos resultados. El teléfono móvil correspondiente al Grupo Parlamentario Socialista de la Asamblea de Madrid que usaba Eduardo Tamayo tiene registradas cinco llamadas telefónicas entre el 23 de mayo (dos días antes de las elecciones) y el 9 de junio (unas horas antes del pleno donde los parlamentarios socialistas se ausentaron) al número de Francisco Bravo Vázquez, el constructor que pagó el hotel a Tamayo y Sáez.

Tamayo conoce a Bravo Vázquez, según confesó el propio empresario a la SER, desde la constitución en 1998 de una Junta de Compensación (agrupación de propietarios de un terreno sobre el que se va a iniciar una actuación urbanística) en el polígono industrial Quitapesares de Villaviciosa de Odón, donde gobierna el PP. Allí comparten intereses Bravo Vázquez y Tamayo (que actuaba de abogado de José Luis Balbás, una de cuyas empresas tiene terrenos en ese mismo polígono).

Bravo Vázquez aseguró que había reservado las dos habitaciones de hotel porque le había pedido ese favor el diputado socialista Eduardo Tamayo.

El polígono industrial Quitapesares se planificó en el Ayuntamiento de Villaviciosa en la década de los ochenta y se ha desarrollado en los últimos años. En diciembre de 2000 se aprobó el Plan Parcial, donde se definen los usos de cada parcela del polígono industrial, y desde entonces el Ayuntamiento concede licencias para la construcción de naves industriales, edificios de oficinas, un centro comercial y un hotel (los usos previstos en ese polígono).

En contra de las licencias

El grupo municipal socialista de Villaviciosa de Odón siempre ha votado en contra de las licencias otorgadas por el Ayuntamiento al entender que el polígono industrial acumula innumerables anomalías. Unos días antes de las elecciones, Basodi, empresa de Balbás, jefe del grupo Renovadores por la Base al que pertenece Tamayo, solicitó una licencia para la construcción de una nave a cuya concesión se opuso el grupo socialista, que está en minoría en el gobierno municipal.

Balbás aseguró ayer que la denuncia del PSOE sobre estas relaciones con el promotor inmobiliario Bravo Vázquez son "una cortina de humo".

Los dirigentes socialistas están estudiando si Bravo Vázquez opera en el suroeste de la Comunidad de Madrid presionando o comprando a dirigentes políticos.

El secretario general del PP de Madrid, Ricardo Romero de Tejada, ex alcalde de Majadahonda, uno de los municipios más ricos de la Comunidad madrileña, aseguró ayer que conocía al promotor inmobiliario porque se lo habían presentado en "dos bodas, una en julio del año pasado y otra en enero". Hace unos días, el promotor inmobiliario le llamó para proponerle un pacto con un candidato independiente que permitiera arrebatar a los socialistas el gobierno municipal de Sevilla La Nueva. Romero de Tejada recibió el pasado miércoles, un día después de la escandalosa deserción del socialista Eduardo Tamayo, en la sede central del PP, en la calle de Génova, al constructor y al concejal recomendado para alcalde. No hubo acuerdo y el PSOE logró la alcaldía.

El portavoz del PSOE en el Congreso de los Diputados, Jesús Caldera, se basó ayer en estas revelaciones para declarar: "Esta trama comenzó a funcionar la misma noche electoral, cada minuto que pasa sin que el Partido Popular exija la devolución de los escaños de estas dos personas demuestra que el PP está buscando su propio beneficio".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 16 de junio de 2003