Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Acebes asegura que el Supremo "hará ejecutar" la disolución de Batasuna en el Parlamento vasco

Finaliza sin acuerdo la reunión entre PP y PSE sobre la elección del diputado general de Álava

El ministro del Interior, Ángel Acebes, se mostró ayer "absolutamente seguro" de que que el Tribunal Supremo "hará ejecutar" la resolución judicial en la que ordena al Parlamento vasco la disolución del grupo Sozialista Abertzaleak (SA) y que exigirá "responsabilidades de todo tipo" por su incumplimiento. El ministro, durante una conferencia de prensa en Baeza (Jaén), donde entregó los despachos a 2.008 nuevos guardias salidos de la academia de dicha ciudad, calificó de "bochornosa y antidemocrática" la negativa de la Cámara vasca a cumplir la resolución del alto tribunal.

Acebes explicó que el Estado de derecho cuenta con "todos los mecanismos necesarios para que se cumplan las resoluciones de sus tribunales, y, en este caso, la del Supremo". El titular de Interior agregó que será el Supremo el que exija "responsabilidades de todo tipo" dentro del Parlamento vasco por el incumplimiento de su resolución y el que tomará "todas las medidas y decisiones para que la resolución se ejecute".

Acebes dijo que se debe evitar que el grupo de SA, "de apoyo a los terroristas, pueda tomar la palabra y siga siendo financiado con dinero público". El ministro advirtió de "las graves consecuencias" que la negativa a la disolución (de la que responsabilizó al PNV y al presidente del Parlamento autonómico, Juan María Atutxa) puede provocar. En este sentido, explicó que los nacionalistas vascos han abierto la puerta de la "confrontación institucional", lo que, dijo, conllevará "un grave perjuicio para los ciudadanos, sobre todo para los vascos", porque genera "inestabilidad y desconfianza".

Por su parte, el secretario general del PSE-EE alavés, Javier Rojo, le pidió ayer al ministro Javier Arenas que no mezcle sus críticas a la instrumentalización del Pacto Antiterrorista, que ha vertido en una carta al propio Arenas, con su aspiración a ser el diputado general de Álava frente al actual ocupante del cargo, Ramón Rabanera (PP).

Rojo se ratifica

Rojo, al término de su primera reunión con Rabanera para tratar sobre el liderazgo de la Diputación, señaló que hizo esa crítica en su condición de miembro de la ejecutiva del PSE, se ratificó en ella y añadió que esa instrumentalización del PP, explícita a su juicio durante la campaña electoral y tras las votaciones, debilita el Pacto. Rojo apostó por fortalecer ese acuerdo, asegurando que no desaparecerá hasta que lo haga ETA.

Rojo y Rabanera no avanzaron un ápice en su reunión. Ambos siguen manteniendo su candidatura y arrojan sobre el otro la responsabilidad de garantizar en Álava una mayoría constitucionalista. Volverán a reunirse la próxima semana.

Mientras, el líder de IU en el País Vasco y consejero vasco, Javier Madrazo, aseguró ayer tener constancia de "buenas fuentes del ámbito político y del ámbito judicial" de que el Ejecutivo central "está pensando" aplicar el artículo 155 de la Constitución, que prevé la intervención del Gobierno, previa aprobación del Senado, cuando una autonomía no cumpla con sus obligaciones constitucionales. Arenas negó ayer que se esté estudiando esa posibilidad. Madrazo acusó también a sus socios en el Ejecutivo autónomo, PNV y EA, de "estar cómodos" en el enfrentamiento con el PP, porque obtienen de él "buenos réditos electorales". El pasado viernes, el portavoz peneuvista, Joseba Egibar, advirtió a Madrazo de que debe "medir muy bien sus palabras".

Mientras, unas 1.000 personas (750, según la Policía) convocadas por la ilegalizada Batasuna, se manifestaron ayer en Bayona (Francia) en favor de la autodeterminación de Euskadi. Una pancarta en la que se podía leer "Respetad, reconoced el País Vasco" abría el cortejo, encabezado por el único eurodiputado de Batasuna, Koldo Gorostiaga. El acto se celebra a los dos días de que la UE incluyera a Batasuna en su lista de organizaciones consideradas terroristas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de junio de 2003