Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA POSGUERRA DE IRAK | Fin del embargo

La ONU levanta las sanciones a Irak y reconoce la plena autoridad de EE UU

Washington logra una victoria diplomática en sólo dos semanas sin hacer concesiones de fondo

La ONU aprobó ayer una resolución que puso fin a casi 13 años de sanciones contra Irak. Por 14 votos a favor y ninguno en contra, el Consejo de Seguridad entregó a EE UU y al Reino Unido, como potencias ocupantes, plenos poderes en la reconstrucción del país. Fue una victoria diplomática para Washington. Siria, único país árabe del Consejo, prefirio no pronunciarse y optó por la política de la silla vacía. La resolución sienta un insólito precedente: es la primera vez que la ONU respalda una ocupación extranjera tras una guerra que hace tan sólo unos meses fue condenada por la mayoría de sus miembros.

No hubo sorpresas, pero sí algo de suspense en el último momento. La sesión estaba convocada para las nueve y media de la mañana y, minutos antes de empezar, la delegación siria llamó pidiendo más tiempo a la espera de recibir órdenes de Damasco. Los embajadores se quedaron en la sala del Consejo de Seguridad conversando, algo tensos. Los sirios llamaron de nuevo y pidieron cinco minutos más. Pasadas las diez, los embajadores decidieron no esperar y 14 manos alzadas acabaron con 13 años de sanciones contra Irak, las más severas jamás impuestas en la historia de la ONU.

Fue una victoria diplomática para los tres copatrocinadores: EE UU, Reino Unido y España. "Éste es un buen día para la ONU y el final de una etapa", dijo el representante británico, Jeremy Greenstock. "El Consejo de Seguridad ha entendido que era la hora del realismo", declaró el embajador español, Inocencio Arias, "Alguien podrá argumentar que esta resolución no es perfecta, pero nadie podrá negar que sirve para dar cauce jurídico adecuado a una situación especial, anómala y seria".

La resolución da plenos poderes a las fuerzas ocupantes en Irak. También otorga un papel "independiente" a un enviado especial de la ONU. Ambos deberán presentar cada tres meses un informe sobre los progresos de la reconstrucción política y económica, y dentro de un año el Consejo "revisará" la resolución y "considerará" posibles cambios. El secretario general, Kofi Annan, anunciará hoy el nombramiento de su representante. Se mencionaba el nombre del brasileño Sergio Vieira de Mello, Alto Comisionado para los Derechos Humanos. Tras su humillante derrota antes de la guerra, Washington consiguió en dos semanas aprobar un texto sin hacer concesiones de fondo. El secretario de Estado, Colin Powell, ultimó personalmente los detalles de la negociación con las capitales.

Francia, Alemania y Rusia, que el día anterior habían anunciado su intención de apoyar la resolución, hablaron de un compromiso necesario para restaurar la unidad del Consejo. "No podemos deshacer la historia. Hemos visto una guerra que no queríamos pero ahora debemos enfrentarnos a la situación y garantizar el futuro del pueblo iraquí", resumió el embajador alemán ante la ONU, Günter Pleuger. "No es un texto perfecto, pero es un buen final", añadió su colega francés, Jean Marc de la Sablière.

Nadie, ni siquiera Annan, que asistió a la reunión, quiso comentar las implicaciones legales de la resolución. "No quiero entrar en el debate sobre si esto legitima post facto lo ocurrido. Ahora tenemos una base legal para avanzar", indicó el secretario general, que hace unos meses calificó la guerra de "ilegítima". En los pasillos los comentarios eran menos diplomáticos. "En su momento la Sociedad de Naciones dio al Reino Unido un mandato sobre Mesopotamia. Ahora, la ONU se lo da a Estados Unidos sobre Irak. Se está creando un precedente legal. Vamos en sentido contrario de la legalidad internacional, el tiempo determinará las consecuencias", comentó una fuente cercana a las negociaciones.

Ante la prensa, Siria no asumió directamente su postura y justificó su ausencia por la falta de tiempo. "Seguían discutiendo en Damasco cuando se celebró la votación", dijo el número dos de la misión siria, Faisal Mekdad. Siria, único país árabe del Consejo, no podía arriesgarse a votar contra Estados Unidos ni a enemistarse con sus vecinos en la zona. "Es una ausencia que se olvidará y es más sencillo que una abstención", comentó un diplomático europeo. Tampoco se habló mucho de Unmovic, la agencia de los inspectores de armas que aparece brevemente mencionada en el texto. Es probable que nada se sepa hasta finales de junio, cuando acabe el mandato de su jefe, Hans Blix, a quien Washington no perdona su falta de apoyo. Dependerá de los expertos estadounidenses, que por ahora no han encontrado nada. "Si con el tiempo se demuestra que no hay armas de destrucción masiva, yo reconoceré que nos equivocamos en una cuestión que era importante, pero estoy convencido de que Sadam Husein las tenía", dijo el embajador Arias.

Los puntos clave

Éstos son los principales puntos de la resolución 1.483, aprobada ayer:

- Se reconoce la autoridad de Estados Unidos y el Reino Unido como potencias ocupantes de Irak, en cumplimiento de las leyes internacionales.

- Naciones Unidas debe desempeñar un papel vital en la asistencia humanitaria, la reconstrucción de Irak y el establecimiento de las nuevas instituciones nacionales y locales.

- El secretario general de la ONU, Kofi Annan, nombrará un representante especial para Irak que informará con regularidad al Consejo de Seguridad.

- Los iraquíes elegirán, con ayuda de las potencias ocupantes y en colaboración con el representante especial de la ONU, una Administración interina.

- Se levantarán las sanciones económicas contra Irak, con excepción del embargo de armas.

- El programa Petróleo por Alimentos dejará de aplicarse en un plazo de seis meses.

- Se creará un Fondo de Desarrollo de Irak que será depositado en el Banco Central iraquí y al que la ONU aportará 1.000 millones de dólares. El Fondo será gestionado por las potencias ocupantes bajo la supervisión de un consejo formado por representantes de la ONU, el Fondo Monetario Internacional (FMI), el Banco Mundial y el Fondo Árabe para el Desarrollo Social y Económico. Los ingresos derivados de las exportaciones de petróleo serán manejados por el Fondo y se utilizarán para financiar la reconstrucción de Irak.

- Irak debe cumplir sus obligaciones de desarme. Se deja la puerta abierta a un posible regreso de los inspectores de armas a Irak. -

El Consejo de Seguridad revisará el cumplimiento de la resolución en el plazo de un año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de mayo de 2003

Más información