Allende, Neruda y Jara centran el VI Salón del Libro Iberoamericano

El golpe militar encabezado por el general Augusto Pinochet el 11 de septiembre de 1973 acabó violentamente con el Gobierno izquierdista de Salvador Allende y abrió en Chile un paréntesis de opresión, terror y muerte. Hace dos años, los ataques terroristas contra las torres gemelas de Nueva York volvieron a enmarcar en sangre y desolación la ya histórica fecha del 11 de septiembre. El novelista y cineasta chileno Luis Sepúlveda, director del Salón del Libro Iberoamericano, cuya sexta edición se inauguró ayer en Gijón, sostiene que ambos acontecimientos no sólo están ligados por la infausta coincidencia del calendario. "Ambas tragedias", afirma, "tienen como responsable la desastrosa política exterior de EE UU y las dos tienen un mismo resultado: las víctimas".

Sobre ello versarán algunas de las conferencias y coloquios que protagonizarán durante esta semana, en el Antiguo Instituto Jovellanos, medio centenar de escritores, estudiosos, críticos, editores, agentes literarios, traductores, libreros, periodistas y cineastas de España, Portugal, Latinoamérica y África.

El salón, que cada año toma como hilo conductor un aspecto de la reciente historia, de manera que la literatura actúe como "ejercicio de la memoria", analiza este año, con la presencia de testigos y víctimas de los acontecimientos, la traumática experiencia de Chile cuando está a punto de cumplirse el 30º aniversario de la cruenta sublevación militar y cuando "aún no se han restañado las heridas", afirma Sepúlveda, de aquella abrupta interrupción del sistema democrático.

El salón rinde homenaje al presidente Salvador Allende, muerto durante el bombardeo del palacio de La Moneda; y recordará al escritor Pablo Neruda, que dejó de existir en aquellos días, y al cantautor Víctor Jara, ejecutado tras su reclusión, junto a tantos otros detenidos, en el Estadio Nacional; se proyectará La memoria obstinada, de Patricio Guzmán; y se abordará, entre otras cuestiones, el debate entre "la guerra y la paz".

Hasta el domingo, el salón aglutina tertulias, presentaciones de libros, representaciones teatrales, recitales poéticos, concesión de premios literarios, charlas en centros escolares y otras actividades.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 06 de mayo de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterPerfiles Profesionales 2022

Lo más visto en...

Top 50