CIRUGÍA INTRAUTERINA

Médicos españoles operan a un feto de una hernia diafragmática

Médicos del hospital del Vall d'Hebron de Barcelona han logrado salvar la vida a un niño al que, cuando era un feto de seis meses, le fue diagnosticada una hernia diafragmática que impedía el correcto desarrollo de los pulmones. El niño, que ahora tiene tres meses de vida y ya ha sido dado de alta, fue sometido a cirugía fetal a los seis meses de gestación mediante una técnica que sólo se ha aplicado en media docena de ocasiones.

Y el resultado ha sido un éxito. El equipo que ha atendido al niño, encabezado por el coordinador asistencial del Área Maternoinfantil del Vall d'Hebron, Vicenç Martínez, decidió someter al feto a una intervención quirúrgica tras constatar que sus pulmones no podrían funcionar correctamente tras el alumbramiento. De no haberse intervenido, la hernia diafragmática habría causado una insuficiencia pulmonar a las pocas horas del nacimiento del niño.

La intervención intrauterina sólo es recomendable en casos de extrema gravedad

La primera operación, que apenas duró 18 minutos, se realizó el pasado mes de noviembre y consistió en insertar dentro de la tráquea del bebé un minúsculo globo inflable para taponar el conducto y evitar así que el niño expulsara el líquido que se forma en los pulmones durante la gestación. Con ello, los médicos lograron estimular la formación de los pulmones hasta el momento de dar a luz.

Pero la intervención no resultó fácil. Según explicó ayer el jefe de la unidad de Medicina Fetal, Eduard Gratacòs, el globo pudo instalarse gracias a un aparato llamado fetoscopio, un endoscopio adaptado a las dimensiones de la tráquea del feto, que no tenía más de cuatro milímetros de diámetro.

Para hacer la operación menos agresiva para el feto se optó por acceder a él a través de un pequeño orificio abierto sobre el abdomen de la madre de no más de tres milímetros. A través de él se pudo acceder hasta la boca del niño y, tomando como guía las imágenes que transmitía el endoscopio, introducirse hasta la faringe y, finalmente, hasta la tráquea. El globo se hinchó como estaba previsto y quedó fijado en el punto escogido.

Gratacós explicó que una de las dificultades de la operación era mantener la estabilidad del bebé dentro de la placenta, ya que no era posible sujetarlo de ninguna forma. "Optamos por sacar parte del líquido amniótico e intentar así que el feto quedara inmóvil, aunque esta parte de la operación requirió mucho esfuerzo", recuerda. También se optó por anestesiar al feto y a la madre.

Vicenç Martínez explicó que tras 35 semanas de gestación, los médicos sacaron parcialmente al bebé del útero de la madre para extraerle el globo mientras éste continuaba respirando a través del cordón umbilical. "Después de lavar bien los pulmones cortamos el cordón, intubamos al niño y lo metimos en la incubadora".

Cuatro días más tarde el niño estaba a punto para la última fase del procedimiento: la operación de la hernia, una intervención que se hizo sin grandes dificultades.

Médicos del hospital del Vall d'Hebron ya habían participado en otras operaciones de estas características llevadas a cabo en el hospital de la Universidad de Lovaina (Bélgica). El niño español es el quinto que nace en Europa tras ser operado con esta técnica, que sólo se practica en Barcelona, Lovaina y Londres (King's College). El pasado mes de julio nació un niño gallego que fue operado, también con éxito, en el hospital belga.

Martínez recalcó que esta operación es una "técnica de rescate" que sólo puede utilizarse en casos muy graves de hernia diafragmática, dado que, en los casos más leves, los bebés sobreviven al parto y puede ser operados al poco de nacer. De hecho, se calcula que uno de cada 2.000 fetos desarrolla una hernia diafragmática de carácter leve.

Las intervenciones quirúrgicas al feto mediante endoscopia pueden utilizarse también para otras afecciones y de hecho se han realizado ya algunas en varios hospitales de Estados Unidos.

Sobre la firma

Miquel Noguer

Es director de la edición Cataluña de EL PAÍS, donde ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional. Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona, ha trabajado en la redacción de Barcelona en Sociedad y Política, posición desde la que ha cubierto buena parte de los acontecimientos del proceso soberanista.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS