Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA POSGUERRA DE IRAK | Los detenidos

Detenidos en Irak tres altos cargos de Sadam

Los números 16, 41 y 42 en la lista de los 55 responsables del régimen de Sadam Husein más buscados por Estados Unidos fueron detenidos el jueves en Irak, según informó ayer el mando central en Qatar y el 5º Cuerpo del Ejército estadounidense, con base cerca del aeropuerto internacional de Bagdad.

Uno de ellos es Abdul Tawab Mullah Hwaish, el 16 en la lista y diez de corazones en la baraja repartida a los soldados de EE UU, que como ex ministro de la Industrialización Militar en los ochenta puede tener importante información sobre las armas químicas que no han aparecido casi un mes después de la caída de Bagdad. Taha Mohieddin Maruf, número 42 y nueve de diamantes, es ex vicepresidente y miembro del Consejo Supremo de la Revolución. El mando central no ha informado de si fueron detenidos o se entregaron, ni dio detalles sobre los arrestos.

Horas antes, el 5º Cuerpo del Ejército anunció la detención en Bagdad de Mizban Jadr Hadi, 41 de la lista y nueve de corazones, miembro del Consejo de la Revolución y alto cargo del Partido Baaz. Hadi fue nombrado en marzo comandante de una de las cuatro zonas militares en que Sadam dividió Irak para su defensa.

Hasta ahora, EE UU y Reino Unido han detenido a 18 antiguos gerifaltes del régimen de Sadam, aunque el ex dictador sigue desaparecido, mientras los rumores sobre su presencia en uno u otro lugar corren en Bagdad. El último señala que Sadam pactó su salida y que está viviendo cómodamente en algún lugar de Rusia. Como ocurrió con otras detenciones, no ha habido ningún tipo de reacción en las calles: sólo la caída del ex presidente o de sus hijos podría provocar alguna respuesta.

Las detenciones se anunciaron en viernes, el día sagrado de los musulmanes. La plegaria más seguida por la prensa fue la de Faluga, a 80 kilómetros al oeste de Bagdad, donde esta semana se produjeron gravísimos incidentes cuando soldados de EE UU dispararon contra dos manifestaciones y mataron a 15 personas. Siete soldados fueron heridos en la noche del jueves en un ataque con granadas.

"Quiero hacer un llamamiento para que no actuéis como ignorantes", dijo el jeque Jamal al Chakir, en una oración en la mezquita Al Jamaa al Kabir. "Queremos llevar a cabo discusiones con los estadounidenses para que no se vuelvan a producir incidentes y que se vayan de nuestra ciudad", agregó. Ayer la situación en la ciudad estaba bastante tranquila: los helicópteros de combate Apache seguían volando muy bajo y las tropas de EE UU no patrullaban a pie. La mayoría permanecía atrincherada en su cuartel general.

Ninguna de las dos partes -los oficiales de EE UU y los líderes de Faluga, tanto tribales como religiosos- reconocen haber llegado a un acuerdo, pero todo indica que existe. Aunque había rumores de que ayer iba a producirse una manifestación tras el rezo, los imames hicieron llamamientos para que la gente volviese a sus casas tras la plegaria. Y así ocurrió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de mayo de 2003