Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GUERRA EN IRAK | El papel de España

España promete apoyar la recuperación de los vecinos de Irak

Rato pide a Siria, Jordania y Turquía que faciliten el paso de la ayuda humanitaria

El vicepresidente segundo del Gobierno español, Rodrigo Rato, se comprometió ayer a apoyar la recuperación de las economías de los países limítrofes con Irak, que ya comienzan a notar los efectos negativos de la guerra. Rato aprovechó una reunión en Estambul de ministros de Economía del Mediterráneo para asegurar que el apoyo de España a la invasión de Irak no tiene por qué dañar las relaciones bilaterales con las naciones árabes.

Rato celebró ayer entrevistas bilaterales con los ministros de Economía de Siria, Gasan el Rifai; Jordania, Michel Marto, y Turquía, Alí Babacan, a quienes expresó la voluntad de España de renovar y, en algunos casos, reforzar los planes de apoyo financiero actualmente en marcha. También les pidió ayuda para facilitar el tránsito por sus fronteras de la ayuda humanitaria española a Irak. El vicepresidente conversó sobre los efectos de la guerra con la ministra de Exteriores de Egipto, Fayza Abulanga, y con el ministro de Finanzas de Marruecos, Fatalá Ualalu.

Fuentes del Ministerio de Economía español aseguraron que Rato no detectó actitud hostil alguna en sus interlocutores por la posición española en la guerra contra Irak y aseguró que España siempre será un "aliado político y económico de los países árabes". Los ministros, agregaron las fuentes, "entienden la posición española. No hay deterioro ni lesión en las relaciones, que están intactas y son tan fuertes como hace unos meses".

España tiene previsto destinar 20 millones de euros en créditos blandos del Fondo de Ayuda al Desarrollo (FAD) a los países vecinos de Irak para paliar los daños provocados por el conflicto bélico.

Las economías de algunos países, según fuentes de Economía, se encuentran ya "muy dañadas" por la guerra. Rato pidió a los ministros de Economía de Turquía y Siria que identifiquen cuanto antes sus prioridades y designen un interlocutor para canalizar la ayuda. Jordania, explicaron las fuentes, ya ha elaborado una lista de sus necesidades más urgentes.

El presidente del Gobierno español, José María Aznar, anunció el pasado miércoles en el Congreso de los Diputados que España destinará un total de 50 millones de euros a ayuda humanitaria en Irak. Además de los 20 millones en créditos FAD para las naciones limítrofes -destinados en un principio a paliar la llegada masiva de refugiados, que aún no se ha producido-, el Gobierno dedicará 16 millones al despliegue del contingente militar español en Irak, que instalará un hospital de campaña en el sur del país, 5 millones a distintos organismos de Naciones Unidas y otros 5 millones a ONG como la Cruz Roja. Los restantes 4 millones irán a un fondo de reserva para futuras contingencias.

Rato participó en Estambul en la segunda reunión del Comité de coordinación de la Facilidad Euromediterránea de Inversión y Partenariado (FEMIP), una línea de crédito creada durante la presidencia española de la UE para reforzar la ayuda financiera a los países de la ribera sur del Mediterráneo. El presidente del Banco Europeo de Inversiones (BEI), Philippe Maystadt, dijo que los efectos negativos del conflicto de Irak serán un motivo más para aumentar la ayuda financiera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de abril de 2003