Marina Mercante admite que ordenó alejar el buque sin evaluar sus daños

El director general de Marina Mercante, José Luis López Sors, admitió ayer ante el juez que instruye el caso por el accidente del Prestige que él personalmente ordenó alejar el petrolero de la costa sin conocer en detalle los daños que sufría la estructura del buque. López Sors, según fuentes de las acusaciones particulares, confesó que no creyó necesario recabar el informe del inspector especializado en ingeniería naval de la Capitanía Marítima de A Coruña. El director general declaró durante siete horas ante el titular del juzgado de Corcubión (A Coruña), Javier Collazo. López Sors, imputado en el caso por algunas de las partes personadas, proseguirá hoy su testimonio.

El responsable de Marina Mercante asumió que él había tomado la orden de alejar el Prestige de la costa después de que sufriese una vía de agua frente a Finisterre, el pasado 13 de noviembre. López Sors, según abogados presentes en su declaración, matizó que estaba en contacto permanente con sus superiores inmediatos, el ministro de Fomento, Francisco Álvarez-Cascos, y el subsecretario, Adolfo Menéndez.

Más información
El Gobierno encarga a cinco petroleras la construcción de robots que sellen el 'Prestige'

Marina Mercante, explicó su director general, temía que el Prestige embarrancase junto a la costa y por eso le ordenó que navegase mar adentro la tarde del 14 de noviembre, 24 horas después del accidente. En este punto, el testimonio de López Sors contrasta con los informes remitidos al juzgado por los responsables de los remolcadores que asistieron al Prestige. Los tripulantes de los barcos de rescate aseguran que en la misma mañana del día 14, cuando el petrolero se acercó a unas tres millas de la costa, tenían ya instrucciones de llevárselo "con rumbo 330", hacia el noroeste.

López Sors señaló que la decisión de enviar el buque mar adentro, en lugar de darle abrigo en puerto para intentar extraer su carga, la adoptó tras escuchar a las personas que intervenían en la operación y recogiendo el sentir "del sector afectado y de la sociedad en general", según explicó a los periodistas el abogado del Estado. Representantes de las acusaciones particulares informaron de que el director general confesó que no había considerado necesario pedir al inspector de la capitanía de A Coruña especializado en ingeniería naval que hiciese un informe sobre los daños en la estructura del Prestige y sus posibilidades de resistir un remolque a puerto.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Xosé Hermida

Es corresponsal parlamentario de EL PAÍS. Anteriormente ejerció como redactor jefe de España y delegado en Brasil y Galicia. Ha pasado también por las secciones de Deportes, Reportajes y El País Semanal. Sus primeros trabajos fueron en el diario El Correo Gallego y en la emisora Radio Galega.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS