Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GUERRA EN IRAK | Las movilizaciones de protesta | GUERRA EN IRAK | Las movilizaciones de protesta

Valencia y Alicante acogen manifestaciones masivas de repulsa contra la guerra en Irak

Decenas de miles de ciudadanos claman contra el apoyo del Gobierno a la intervención

Valencia y Alicante acogieron ayer masivas manifestaciones de repulsa contra la guerra en Irak. Por tercer día consecutivo, tras tres jornadas de guerra, decenas de miles de ciudadanos anónimos tomaron las calles para expresar su indignación ante un conflicto desatado con el apoyo explícito del Gobierno que preside José María Aznar. Más de 100.000 personas tomaron el centro de Valencia (200.000, según los organizadores; y 30.000, según la Delegación de Gobierno). En Alicante, los organizadores elevaron la participación a 60.000 personas, 30.000, según la Policía.

Más de 100.000 valencianos respondieron ayer por la tarde a la convocatoria de la plataforma Campanya Valenciana contra la Guerra, bajo una lluvia interminente que no impidió que los ciudadanos desfilaran de forma anónima y pacífica en una marcha que partió desde la plaza de San Agustín para recorrer la calle de Colón, la primera arteria comercial de la ciudad, hasta desembocar en el Paseo de la Alameda, al otro lado del cauce del Turia. Una pancarta con el único lema Aturem la guerra, en valenciano y árabe, abría la manifestación.

La cola de la marcha apenas había superado la Estación del Norte cuando la primera pancarta enfilaba el Puente de Calatrava hacia la Alameda, donde, en la confluencia con la plaza de Zaragoza, la cantautora Cristina Blasco recibía a los manifestantes cantando Sólo le pido a Dios. Miles de vecinos de todas las edades y condiciones se sumaban, así, a la repulsa. La presencia policial resultó totalmente desapercibida. Ningún escaparate sufrió daños. Sólo se desplegaron algunas cintas con la leyenda Stop represión.

La inmensa mayoría de los congregados marchaba en silencio arropada por carteles y pegatinas con un escueto No a la guerra. Las pancartas de partidos políticos de la oposición y de sindicatos apenas se significaban entre la marea humana que recorrió el centro de Valencia, con una petición recurrente de "Aznar, dimisión". El presidente del Gobierno y su partido, el PP, fueron el centro de todas las consignas que llegaron a clamar: "¡Ilegalizar el Partido Popular!".

Miles de estudiantes, que han mantenido viva la llama de las protestas en las semanas que precedieron al ataque, coreaban el ya conocido "¡Esta guerra la vamos a parar!", convencidos de que las protestas que se suceden en todo el mundo pueden parar una guerra que consideran "ilegal".

La protesta mantuvo durante todo el recorrido un carácter pacífico y festivo, al tiempo que se hacían sonar sirenas como las del toque de queda ante un bombardeo y se ponía el sonido de explosiones, mientras multitud de personas portaba carteles de "Yo también soy iraquí". A las 19.15 horas la cabecera de la manifestación llegó al escenario situado en La Alameda, donde la actriz y presidenta de la plataforma de la Cultura contra la Guerra, Isabel Requena, leyó un manifiesto en el que se reprochaba el hecho de que el clamor mundial por la paz "no haya merecido la atención de los poderosos", pero advirtiendo que "hay que seguir gritando contra una guera injusta e ilegal", en la que se censura que "las víctimas son los más débiles: niños, mujeres y hombres inocentes". Tras el manifiesto, actuaron varios cantautores, mientras el final de la manifestación seguía aún en la calle Colón.

El portavoz de la Campanya Valenciana contra la Guerra, Antonio Arnau, dijo que con la guerra de Irak se está poniendo "en cuestión un orden internacional basado en los derechos y la justicia. Es un atentado a la democracia y a la libertad". El secretario general de CC OO, Joan Sifre, advirtió: "No vamos a cejar en nuestro esfuerzo para que esto se pare cuanto antes". En el mismo sentido, el secretario general de UGT-PV, Rafael Recuenco, mostró su "rabia e indignación al comprobar que no hemos sido capaces de convencer al presidente del Gobierno tan tozudo que tenemos. Los ciudadanos continuamos diciendo que esto hay que pararlo".

Entre los representantes políticos del PSPV-PSOE se encontraban el candidato a la presidencia de la Generalitat, Joan Ignasi Pla, quien insistió "en la necesidad que el Gobierno encabece el cese las hostilidades", y el candidato socialista a la alcaldía de Valencia, Rafael Rubio, quien afirmó que "la posición del Gobierno español es intolerable". El coordinador de EU y candidato de la coalición L'Entesa a la Generalitat, Joan Ribó, resumió el acto asegurando que "un movimiento pacifista, como es el que se está viviendo estos días, no se veía desde la guerra de Vietnam".

Más información en las PÁGINAS 4 y 5Con tranquilidad y en paz se desarrollaron ayer las dos principales manifestaciones contra la guerra de Irak en territorio valenciano. Ni en Valencia ni en Alicante se registraron incidentes, a pesar de las aglomeraciones de gente. En ambas ciudades la participación fue masiva, comparable a las grandes protestas de febrero.

Una gran pancarta en la que se leía Aturem la barbàrie. No a la guerra, abrió la manifestación en la ciudad de Alicante, en la que participaron más de 60.000 personas según los organizadores y alrededor de 30.000 según la estimación de la Policía Local. Al final de la marcha, en la Explanada de España, se leyeron varios manifiestos. Allí, ante una muchedumbre que coreaba frases contra la guerra y contra el PP, el presidente de la comunidad islámica de Alicante realizó un dramático llamamiento a Estados Unidos y a sus aliados para que cesen los bombardeos sobre Bagdad, Basora y otros puntos de Irak.

En un discreto segundo plano participaron en la manifestación los máximos responsables del PSPV y Esquerra Unida de Alicante, quienes portaron una pancarta junto a los líderes de los sindicatos CC OO y UGT. "Alicante está contra la guerra", "Asesinos" e "Ilegalizar al Partido Popular" fueron algunas de la frases más coreadas por los participantes. La protesta estuvo organizada por el Movimiento de Resistencia Global, entidades cívicas, asociaciones de estudiantes, partidos políticos de izquierdas y sindicatos. Los manifestantes realizaron simulacros de bombardeos en un ambiente festivo y también corearon estas consignas: "Que paren la guerra, que estalle la paz", "Bush asesino", "Esto nos pasa por un Gobierno facha", "Teníamos razón, OTAN no, bases fuera" y "Aznar fascista, tú eres terrorista".

Elche

La protesta en la capital alicantina arrancó a las siete de la tarde desde las escalinatas del instituto Jorge Juan y se prolongó durante varias horas en la Explanada. No se registraron incidentes. La gente marchó en paz. Algunos lo hicieron disfrazados de barriles de petróleo.

Elche optó por la concentración. Unas 3.000 personas se congregaron en la plaza Eucarística para expresar su rechazo a la invasión de Irak, informa David Cerdán. "No más sangre por petróleo" y "No en nuestro nombre" fueron las frases más coreadas. Un grupo de manifestantes se desplazó hasta la sede del Partido Popular.

Unas 5.000 personas se manifestaron en Alcoi pese a la lluvia, informa Lucía Gadea. La protesta arrancó a las seis de la tarde en el Paseo de Cervantes y concluyó en la plaza de España, donde se leyó un manifiesto en contra de la guerra. Durante la manifestación se quemó una bandera de Estados Unidos. Otros municipios alicantinos, como Bernidorm y Dénia también celebraron concentraciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de marzo de 2003