Sanidad pretende elevar al 10% el consumo de genéricos hasta 2007

El departamento elabora un plan para mejorar la calidad y gestión de Osakidetza

Mejorar el servicio que presta Osakidetza se ha convertido en el reto del Departamento de Sanidad para los próximos años. Para ello, presentó ayer el plan de calidad del Servicio Vasco de Salud para el período 2003-2007 con el que pretende aumentar el nivel de satisfacción de los pacientes. El documento se plantea objetivos específicos en áreas como las prestaciones, la continuidad de la atención, la seguridad de los pacientes, la accesibilidad de los servicios, el trato y las condiciones hosteleras o la información.

Como ejemplo concreto de uno de ellos, el plan contempla que el porcentaje de prescripción de medicamentos genéricos pase del 4% actual a más del 10% en 2007. Poco a poco, este tipo de fármacos está consiguiendo abrirse un hueco en el mercado. El gasto en estos medicamentos ha pasado de los 378.000 euros que destinó el departamento en 1998 a los 20 millones que invirtió el año pasado.

En lugar de llamarse por su nombre comercial, los genéricos llevan por nombre el de su principio activo y el del laboratorio fabricante. Son más baratos porque se fabrican una vez que ha concluido la patente del fármaco original. Su prescripción está contribuyendo a frenar el crecimiento de la factura farmacéutica.

El plan, que ha sido elaborado durante el último año, se presentó ayer en el Palacio Euskalduna ante una amplia representación del ámbito sanitario. Además de aumentar el consumo de genéricos, el consejero de Sanidad, Gabriel Inclán, también citó entre otros objetivos que el porcentaje de pacientes con una demora para consultas externas superior a 30 días pase del 30% actual al 0% al culminar el plan. Que los pacientes atendidos en urgencias puedan ser acompañados por familiares en un 90% de los casos, frente al 73% actual y que al menos el 70% de los pacientes sienta que decide sobre las diferentes alternativas terapéuticas que se le plantean fueron otros de los retos que planteó Inclán.

Además de mejorar la calidad, el consejero también recalcó la importancia de modernizar la gestión. Entre los aspectos concretos a conseguir están: que más del 80% de los hospitales y centros de salud que integran Osakidetza consigan el conocido como Diploma de Compromiso con la Excelencia, frente al 50% actual, y disminuir las derivaciones desde la atención primaria hacia la especializada. Según Inclán, "sería una buena muestra de que se resuelven adecuadamente más casos en los centros de salud sin que el paciente tenga que acudir al ambulatorio o al hospital".

Avanzar a la excelencia

El consejero se mostró satisfecho porque todos los indicadores de rendimiento de Osakidetza analizados han evolucionado a mejor en los últimos años. Así, han aumentado los minutos por visita en atención primaria; han disminuido la estancia media en el hospital y la demora media de lista de espera quirúrgica y se ha incrementado la detección de tumores con el Programa de Detección Precoz de Cáncer de Mama.

"La satisfacción percibida por la ciudadanía por lo que respecta a los servicios que obtienen de Osakidetza supera el 90%", se congratuló Inclán, quien, sin embargo, consideró que estos logros no son suficientes. "Todas nuestras organizaciones deben avanzar hacia la excelencia. Para eso hemos hecho este plan, que configura la búsqueda de la calidad como una línea estratégica de nuestra actuación".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 12 de marzo de 2003.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50