La guerra del yogur se agrava tras el recurso de Pujol contra el decreto estatal de postres lácteos

Grau anuncia la decisión después de que la empresa deje de comprar leche en Cataluña

El Gobierno catalán ha decidido recurrir contra el cambio de nombre de los postres lácteos por el de yogures pasteurizados, que fue aprobado el mes pasado por un decreto del Gobierno de José María Aznar. La medida beneficia a los productores de este tipo de postres lácteos -los que se pueden guardar sin necesidad de frigorífico-, de los que Leche Pascual es un destacado fabricante. La empresa ha dejado de comprar materia prima en Cataluña.

El cambio de denominación perjudica a los productores de yogur fresco, entre los cuales se encuentran Danone, Letona, Nestlé, Ato y La Fageda, que tienen plantas en Cataluña. El recurso, anunciado por el consejero catalán de Agricultura, Ganadería y Pesca, Josep Grau, será de momento administrativo. Fuentes del Gobierno de la Generalitat no descartaban ayer la vía judicial, en función de la respuesta final que dé el Gobierno central.

El Gobierno de la Generalitat y varias agrupaciones de agricultores catalanes mantienen una batalla contra la empresa Leche Pascual a raíz de que la compañía decidiera no comprar leche en Cataluña. Uno de sus mayores competidores, Danone, ha aumentado sus compras de leche en Cataluña.

Los ganaderos proponen un boicoteo a los productos de Pascual. La empresa afirma que la decisión de no comprar materia prima en Cataluña se debe a que hay abundancia de leche cerca de sus plantas de las zonas de Cantabria, Burgos y Lugo.

El consejero de Agricultura asegura, en cambio, que se trata de una revancha porque Convergència i Unió (CiU) no aprobó la modificación de denominación de postre lácteo por yogur pasteurizado.

Un alto cargo del Departamento de Agricultura carga contra Pascual y asegura que en una conversación telefónica entre el presidente de la empresa, Tomás Pascual, y el consejero de Agricultura, Josep Grau, el primero le reiteró que la causa de haber dejado de comprar en Cataluña es la abundancia de leche, pero también le reprochó que CiU no apoyara en su momento el cambio de denominación de postre lácteo por el de yogur pasteurizado.

Un portavoz de la empresa Pascual niega que el presidente de la compañía esgrimiera este motivo ante Grau para justificar su decisión.Aunque Danone y otras empresas del sector han empezado a comprar la leche que no adquiere Pascual a los ganaderos catalanes, éstos dicen que seguirán el boicot a Pascual y denuncian que el precio del litro está por los suelos. La presidenta de Asaja, Rosa Pruna, recalca que los ganaderos están vendiendo el litro a las empresas a 28 céntimos. Pruna dice que "desde hace un año el precio de la leche no deja de bajar. Las cooperativas y los pequeños ganaderos lo están pasando mal", afirma Pruna. La presidenta de Asaja propone que los propios ganaderos creen "una gran empresa capaz de adquirir la leche y competir con las grandes empresas del sector".

"El tema del yogur pasteurizado o no pasteurizado es sólo una tapadera del problema real de la recogida de la leche", según el ganadero Joaquim Cassà. Las grandes centrales lecheras, explica Cassà, han monopolizado la recogida de leche dividiéndose el territorio por zonas, informa Judith Vives. La leche que compraba Pascual en Cataluña representa un 6% de la producción total. "Aunque parezca un porcentage insignificante", según Pep Riera, de la Unió de Pagesos, "es determinante para hacer bajar los precios". "Hace quince años el litro de leche costaba ya 0,30 céntimos y ahora se vende por menos", destaca Riera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 09 de marzo de 2003.

Lo más visto en...

Top 50