Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
AMENAZA DE GUERRA | La cuenta atrás

La Casa Blanca tomará la decisión sobre la guerra en la segunda semana de marzo

EE UU presentará su proyecto de segunda resolución en cualquier momento

Estados Unidos, Reino Unido y posiblemente España presentarán en cualquier momento -quizá hoy mismo- una propuesta de segunda resolución, que tan sólo declara a Irak en violación flagrante de las anteriores. Los inspectores entregarán un informe por escrito el 1 de marzo y comparecerán, en principio, el día 7. La Casa Blanca espera una votación "poco después" de esa fecha, según Colin Powell, por lo que la decisión de atacar Irak llegará a mediados de marzo. El jefe de los inspectores, Hans Blix, ha declarado a la revista Time que desearía continuar con el proceso de inspecciones.

Aunque el borrador de la segunda resolución debía empezar a circular hoy entre los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU, fuentes diplomáticas aseguraban anoche que el texto puede retrasarse hasta el martes o quizá el miércoles. La propuesta será "simple y directa", según dijo en Tokio el secretario de Estado, Colin Powell, que ha facilitado un calendario preciso de lo que espera su Gobierno. Según Powell, la resolución "pedirá al Consejo de Seguridad que certifique que Irak no está acatando" la resolución anterior.

EE UU y sus pocos aliados van a dedicar las dos próximas semanas a buscar votos entre los gobiernos que aquí denominan "el grupo de enmedio", los seis países todavía indecisos: México, Chile, Pakistán, Angola, Camerún y Guinea.

Estados Unidos, Reino Unido, España y Bulgaria necesitarían al menos cinco de esos seis votos para conseguir el mínimo de nueve establecido como mayoría para la adopción de una nueva resolución. La Casa Blanca cree que, garantizados esos votos, los tres países con derecho de veto y opuestos a la guerra (China, Francia y Rusia) no lo ejercerían para no romper el valor simbólico de la mayoría. México, después de la visita de Aznar, ya ha sugerido que su postura se va a mantener contraria a la intervención militar salvo que surjan pruebas concluyentes en los próximos días.

Una vez presentado el borrador de la segunda resolución, nadie duda de que Irak intentará contrarrestarlo con un golpe de efecto, posiblemente el anuncio de la destrucción de los misiles Al- Samud 2, exigida por la ONU. Junto a esto, el jefe de los inspectores, Hans Blix, prepara un programa inmediato de trabajo que tiene el aspecto de examen final. Blix y los 16 miembros del comité de la Unmovic van a redactar entre hoy y mañana una lista con 30 materias pendientes de clarificación en el proceso de desarme. Blix no quiere aceptar que Irak insista en la falta de documentación sobre la destrucción de agentes nerviosos y armas químicas y biológicas: "Eso sería un poco extraño", dice Blix en una entrevista que publica hoy el semanario Time, "especialmente porque el Gobierno de Bagdad es uno de los regímenes mejor organizados en el mundo árabe". Blix navega entre dos aguas: asegura que si Irak no facilita documentos, algunos gobiernos pueden interpretarlo como una negativa a entregarlos. "Yo no tengo pruebas de que los tengan", afirma el jefe de los inspectores.

En todo caso, Blix se muestra partidario de que le permitan seguir con el proceso de inspecciones, aunque si Irak no muestra mayor colaboración "nunca recomendaré al Consejo de Seguridad que tenga confianza en el desarme de Irak". Pero, llegados a ese punto -colaboración parcial, pero ausencia de pruebas-, "tampoco diré que son culpables" de tener armas de destrucción masiva. Y aunque siempre habrá "un cierto grado de incertidumbre" sobre los programas armamentísticos de Irak, Blix insiste en que preferiría seguir inspeccionando "porque hubo 8 años de inspecciones, después 4 años sin inspecciones y ahora sólo llevamos 11 semanas. ¿Es hora de recoger? Es poco tiempo".

Después del informe oral de Blix, previsiblemente el día 7 de marzo, Powell anunció que habrá una votación "poco después", aunque dejó la puerta abierta a que la votación nunca llegue a producirse. Dado que EE UU siempre se ha reservado el derecho a actuar en solitario, nunca someterá a votación una resolución si saben que van a perderla. Según Powell, "con el informe, cada cual tendrá una última oportunidad de hacer una valoración" para que el Consejo de Seguridad tome una decisión. "No podemos sentarnos indiferentes y que Irak siga frustrando los deseos de la comunidad internacional. Es hora de que dejemos de decir: 'Bueno, vale, dadnos más pruebas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 24 de febrero de 2003