AMENAZA DE GUERRA | La posición de Europa

Alemania recibe hoy a Rumsfeld con más de 20 manifestaciones por la paz

El secretario de Defensa de EE UU, Donald Rumsfeld, llegó anoche a un gélido Múnich donde participará este fin de semana en la Conferencia de Seguridad, que este año se celebra en el peor momento en décadas de las relaciones entre Europa y Estados Unidos debido a la inminente guerra contra Irak. El jefe del Pentágono podrá comprobar la indignación que han suscitado en Alemania sus últimas declaraciones, cuando calificó a París y Berlín de "vieja Europa" por oponerse a una acción militar o, más recientemente, cuando comparó a Alemania con Libia y Cuba por negarse a participar en el esfuerzo bélico. Nada menos que 23 marchas por la paz han sido convocadas durante la celebración de esta especie de cumbre de Davos de la defensa, cuya seguridad será protegida por más de 3.000 policías.

Más información

Por si quedaba algún escéptico en Alemania, el diario Handelsblatt, un socio del diario estadounidense The Wall Street Journal, publicaba ayer una entrevista con Richard Perle, asesor de Rumsfeld. Este viejo halcón de las administraciones republicanas echaba más leña al fuego al afirmar que "los alemanes ya no desempeñan ningún papel" importante en la toma de decisiones internacional y, lo que es peor, que la crisis en las relaciones bilaterales se podrá reparar "con un nuevo Gobierno en Berlín".

Conferencia de Seguridad

La Conferencia de Seguridad de Múnich reúne a partir de hoy a ministros de Exteriores y de Defensa de 40 países, además de George Robertson, secretario general de la OTAN, y de Javier Solana, alto representante de la política exterior y de seguridad común de la UE, así como 250 expertos en defensa. Rumsfeld está previsto que se entreviste a lo largo del fin de semana con sus homólogos de Alemania, Peter Struck, y de Rusia, Serguéi Ivanov.

Múnich ha servido en los últimos años para enunciar las líneas maestras de la estrategia de EE UU ante sus aliados europeos. Si en el año 2001 Donald Rumsfeld anunció los planes de construir un escudo antimisiles, el año pasado el número dos del Pentágono, Paul Wolfowitz, anticipó la doctrina estratégica de ataque preventivo de la Administración de Bush. Wolfowitz señaló entonces que EE UU se encaminaba a "prevenir los ataques, no sólo a castigarlos", y que la mejor manera de evitar el terrorismo era "llevar la guerra al enemigo". El secretario de Estado de Defensa norteamericano añadió otra cosa más que se iba a convertir en un mantra de la Administración estadounidense: "Es la misión la que determina la coalición, y no al revés".

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Este año están sobre la mesa de Múnich toda una constelación de temas realmente telúricos para la comunidad internacional: la inminencia de la guerra con Irak, el papel de la ONU, la vigencia de la OTAN, el aislamiento internacional de Alemania e incluso la amenaza de Corea del Norte. Rumsfeld abrirá el fuego hoy destacando que el mundo vive "un momento crítico" y que el "tiempo de la diplomacia ha terminado".

No obstante, a tenor de sus declaraciones a los periodistas norteamericanos que viajaron ayer con él a Italia, recogidas por la agencia Reuters, el jefe del Pentágono parece inclinado a suavizar su actitud frente a Francia y Alemania. Rumsfeld afirmó que ambos países son soberanos para tomar sus propias decisiones y sugirió una próxima reducción de las tropas norteamericanas establecidas en Alemania, aunque sin concretar su número.

Un manifestante muestra un cartel en el que se lee "Rumsfeld = palurdo", ayer en Múnich.
Un manifestante muestra un cartel en el que se lee "Rumsfeld = palurdo", ayer en Múnich.AP

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción