AMENAZA DE GUERRA | El papel de la OTAN

La OTAN confía en pactar hoy su apoyo a los planes de EE UU

Robertson considera "importante" la intervención de Powell en la ONU

El británico George Robertson, secretario general de la OTAN, se mostró anoche muy confiado en que hoy se despejen todas las reservas para que los 19 socios de la organización militar den el visto bueno a la petición norteamericana de iniciar planes para una probable guerra en Irak. Sin ofrecer un comentario oficial al informe de Colin Powell, Robertson calificó de "importante" la intervención del secretario de Estado norteamericano en la ONU.

Robertson confesó también sentirse optimista de que el Consejo Atlántico respaldará la solicitud en la reunión extraordinaria que celebrará esta tarde con Irak como tema único de la agenda.

Más información

Desde hace varios días han arreciado las presiones diplomáticas para persuadir a Francia y Alemania, que son, junto con Bélgica y Luxemburgo, quienes mantienen dudas a los requerimientos del Pentágono mientras no se cierren las vías políticas para evitar la guerra.

"Cuando llegue el momento apretaremos el botón correcto", le dijo esta semana el primer ministro luxemburgués, Jean-Claude Juncker, a un alto funcionario de la Administración norteamericana para comunicarle que la minúscula nación había cambiado de parecer y apoya el deseo de EE UU de emprender sin más dilación los preparativos para una operación militar contra Sadam Husein.

EE UU sugiere que una posible participación de la Alianza Atlántica en la guerra debe centrarse en la protección especial de Turquía, el socio con mayor riesgo por su situación geográfica, a través del empleo de los aviones radar AWAC y el despliegue de misiles antimisiles Patriot.

Ankara ha iniciado en las últimas 72 horas una ofensiva diplomática a fin de persuadir a los socios más vacilantes. Además de los contactos de su embajador en la OTAN, el ministro de Asuntos Exteriores, Yasar Yakis, se ha entrevistado con los representantes ante su país de Francia, Alemania y Bélgica.

Por el momento, Turquía no ha invocado el artículo 4º del tratado de la organización para iniciar consultas con los demás socios bajo el argumento de que su integridad territorial está amenazada. En realidad, no tiene necesidad porque oficiosamente ya lo está haciendo, comentan diversas fuentes en la OTAN.

"No hay desacuerdos", declaró anoche el secretario general en presencia del Alto Representante de la UE, Javier Solana, tras una reunión conjunta entre los embajadores del Consejo Atlántico y los del COPS (Comité Político y de Seguridad de la UE), en la que se abordó oficialmente el próximo relevo de la misión militar de la OTAN en Macedonia por los europeos.

Uno y otro dijeron que la Alianza Atlántica y la UE están "completamente unidos" en exigir a Sadam el cumplimiento de la resolución 1.441 y de desarmarse sin más demoras.

Francia y Bélgica sugirieron ayer que los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión se reúnan después del día 14, cuando el jefe de los inspectores, Hans Blix, presente al Consejo de Seguridad su nuevo informe. La presidencia griega no descarta que la reunión se celebre antes ni excluye tampoco elevarla a la categoría de cumbre de jefes de Estado. A estas citas asistirían también los 13 países de la ampliación, incluida Turquía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 05 de febrero de 2003.

Lo más visto en...

Top 50