El juicio por el 'síndrome Ardystil' arranca a los 11 años de la primera muerte

La vista oral por el síndrome Ardystil (afección laboral por inhalación de productos químicos en fábricas de aerografía textil de Alcoy) comenzó ayer en la Audiencia Provincial de Alicante, a los 11 años de la primera de las seis muertes. En el banco de los acusados se sientan 10 empresarios y un inspector de Trabajo.

El fiscal mantiene la acusación a 10 responsables de ocho empresas de aerografía textil radicadas en Alcoy, Muro y Cocentaina por los delitos de imprudencia temeraria y contra la seguridad de los trabajadores. La acusación pública solicita penas que oscilan entre uno y seis años de prisión para los acusados.

De acuerdo con la calificación del fiscal, entre los años 1989 y 1992 en esas firmas dedicadas a la estampación de tejidos, por falta de medidas de seguridad, se produjo un síndrome laboral, en la mayoría de los casos afecciones pulmonares por inhalación de productos químicos, que causó seis muertes y afectó a un centenar de trabajadores.

El fiscal pide una indemnización de unos cuatro millones de euros y ha declarado responsables civiles subsidiarias a tres firmas químicas y cinco compañías aseguradoras. Dos de las empresas del caso esperaron al inicio del juicio ayer para presentar nuevas pruebas sobre el cumplimiento de las medidas de salud laboral en los centros. Las firmas aportaron recibos de compra de un millar de mascarillas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS