Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los autores consolidados triunfan en la última carpa de la feria de Durango

El certamen ha destacado especialmente el éxito de la novela de Unai Elorriaga

Si el éxito en un acontecimiento como la Feria del Libro y Disco Vascos se mide en función de las ventas, la edición de este año deja una lista de triunfadores sin grandes sorpresas y en la que predominan los autores consolidados. En el apartado musical, los nuevos trabajos de Benito Lertxundi (Nire ekialdean) y Fermin Muguruza (In-komunikazioa) han sido los más solicitados por el público, sin olvidar al cantautor de Zornotza Mikel Urdangarin (Heldu artean) ni a Gatibu, la banda que lidera Alex Sagardui (ex vocalista de Exkixu), que ha colocado su disco Zoramena entre los más vendidos.

La esperada revelación ha llegado, sin embargo, en los libros, ya que junto a autores asiduos a esta cita como Joan Mari Irigoien (Ipuin batean bezala) o Jon Arretxe (Ekialdeko mamua), ha despuntado también el joven Unai Elorriaga, con su novela Sprako tranbia. Aunque esta obra fue presentada el año pasado, ha sido ahora cuando ha recibido el reconocimiento del gran público, a raíz de que su autor haya ganado el Premio Nacional de Literatura en la categoría de narrativa. Los propios organizadores de la feria, poco dados a destacar a unos autores sobre otros, hicieron hincapié en que este libro se ha vendido "muchísimo".

En opinión del presidente de la Asociación de Editores en Lengua Vasca, Jorge Giménez, la 37ª edición de la feria de Durango ha dejado claro que las letras en euskera se encuentran en un momento "muy dulce". "Incluso prescindiendo de ese hecho la producción anual en niveles de calidad es fantástica. La prueba es que nuestros escritores no sólo consolidan mejor su mercado interior sino que cada vez tienen más vías de acceso a otras lenguas", argumenta Giménez, para quien el relevo generacional en la literatura euskaldún esta "totalmente asegurado" por una nueva generación de autores, en la que incluye a autores como Ana Urkiza o Kirmen Uribe. "No son tanto los nombres, sino la sensación de colectivo que dan", afirma el máximo responsable de los editores euskaldunes.

También las compañias discográficas se muestran optimistas sobre el estado de salud de la música euskaldún, a la luz de la acogida que el público presente en la feria ha dado a sus últimas novedades. Sin embargo, algunos de ellos ven peligro de que el mercado llegue a saturarse ante la cada vez mayor oferta de productos y la competencia de las grabaciones ilegales. "Los discos que más venden se siguen vendiendo bien", afirma Ritxi Aizpuru, responsable del sello Oihuka, "pero es excesiva la producción que tenemos".

En su opinión, "la industria ha crecido en calidad y cantidad, pero las tiendas cierran y las ventas no crecen, es una contradicción".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de diciembre de 2002