El descubrimiento del atlas de Texeira cambia la cartografía del siglo XVII

La edición del libro incluye 173 ilustraciones de las costas españolas

Un despiste bibliográfico en la Biblioteca de Viena provocó hace dos años el descubrimiento de un atlas realizado por el cartógrafo Pedro Texeira en 1634, por encargo del rey Felipe IV. Los historiadores Fernando Marías y Felipe Pereda buscaban dibujos del siglo XVI y por 'un golpe de suerte' se encontraron con la Descripción de España y de las costas y puertos de sus Reinos, que ahora aparece publicado por la editorial Nerea.

'Es el proyecto cartográfico más importante del siglo XVII', afirmó ayer Felipe Pereda en la presentación del volumen El Atlas del Rey Planeta (Nerea), junto con Fernando Marías, ambos historiadores del arte de la Universidad Autónoma de Madrid, y el hispanista Richard L. Kagan. Sólo había referencias literarias sobre el atlas iluminado de las costas de España elaborado por el cosmógrafo portugués Pedro Texeira (fallecido en Madrid en 1662), por encargo de Felipe IV. Texeira es conocido por el mapa de la ciudad de Madrid que publicó en 1656. El manuscrito encontrado en Viena, en vitela e iluminado al temple con vivos colores, pudo llegar por un intercambio real de regalos a comienzos del siglo XVIII.

La edición española del atlas de Texeira (3.000 ejemplares de tirada) incluye 173 ilustraciones en color del original y otras 50 en los textos introductorios de Pereda, Marías, Kagan, Agustín Hernando, catedrático de Cartografía Histórica Española de la Universidad de Barcelona, y Daniel Marías, licenciado en Geografía, sobre el atlas, los mapas y el poder en el siglo XVII y las figuras de Texeira y Felipe IV. El volumen incluye la reproducción del atlas original y el manuscrito con el texto del autor sobre el contenido de los mapas y la historia de su ejecución.

Un equipo de cosmógrafos e historiadores fue enviado por Felipe IV en 1622 a Guipúzcoa con la orden de elaborar una relación completa de las costas de España, de sus puertos y ciudades más importantes, con información sobre la geografía, historia y población del territorio nacional y un conjunto de mapas generales y parciales de las costas de España y Portugal. Durante ocho años de trabajo de campo se recorrió la costa desde Hondarribia (Guipúzcoa) hasta Rosas (Girona) y, en otros tres años, Texeira realizó en su taller de Madrid el atlas iluminado. 'El atlas es como un viaje virtual por el perímetro costero a vista de pájaro y frontal, tal como lo vio en el Alcázar el rey Felipe IV hace 400 años', declaró Felipe Pereda. 'Este proyecto cartográfico corrige la apreciación de la ausencia de la ciencia española en el siglo de las luces. Es un capítulo nuevo de la ciencia de la cartografía española'.

Marías ha seguido las andanzas del lisboeta Pedro Texeira, hasta ahora conocido por su mapa de Madrid, que fue 'un personaje pintoresco, al servicio de la Corona española, corsario y espía'. Destacó la 'mentalidad de época moderna' al representar con un carácter virtual la imagen del territorio, a una escala operativa, de acuerdo con las necesidades militares. Richard L. Kagan señaló que el atlas cumplía unos objetivos estratégicos, defensivos y educativos para Felipe IV, para conocer los límites de sus reinos. 'Es el primer atlas con fines administrativos, para uso del rey, consejeros y militares, que adquieren una conciencia territorial y cartográfica. No es extraño que el atlas haya permanecido oculto por el carácter secreto de sus contenidos, al convertirse en un instrumento del Estado. Con este mapa España entra en el mundo internacional de la cultura de los mapas'.

Página de Peñíscola en el atlas de Pedro Texeira, de 1634.
Página de Peñíscola en el atlas de Pedro Texeira, de 1634.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción