Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres exposiciones reivindican la figura y la producción artística de Felipe V

El Prado, el Palacio Real y la Casa de las Alhajas exponen 460 obras del siglo XVIII

La revisión general del reinado de Felipe V (Versalles, 1683-Madrid, 1746) se convierte en una reivindicación y recuperación frente al olvido, según el proyecto del historiador del arte Miguel Morán. La Fundación Caja Madrid, el Patrimonio Nacional y el Museo del Prado han organizado en sus sedes la exposición El arte en la corte de Felipe V, donde se distribuyen 460 piezas en secciones sobre la arquitectura, la vida cotidiana en la corte del primer rey de la Casa de Borbón y la pintura en la primera mitad del siglo XVIII. Los montajes, analizados en el catálogo de 528 páginas, estarán abiertos desde mañana hasta el 26 de enero.

La Fundación Caja Madrid ha aportado 1,8 millones de euros para poner en marcha la exposición sobre Felipe V en tres sedes madrileñas. El Monte de Piedad de Madrid, origen de Caja Madrid, cumple el próximo 3 de diciembre los 300 años de su fundación por el padre Francisco Piquer, capellán del monasterio de las Descalzas Reales, de Madrid, puesto bajo la protección del rey Felipe V por reales cédulas de 1712 y 1713. El proyecto se gestó siendo Alfredo Pérez de Armiñán el presidente de la Fundación Caja Madrid y Fernando Checa, director del Prado.

El príncipe de Asturias inaugurará hoy la sección de la exposición de la Casa de las Alhajas, sede de la Fundación Caja Madrid (www.fundacioncajamadrid.es), que cuenta con salas de exposiciones, biblioteca y salón de actos. El edificio, construido en 1875 por Fernando Arbós y José María Aguilar, ha sido reformado en los últimos años hasta conseguir 874 metros cuadrados para exposiciones, con nuevas instalaciones, según el proyecto del arquitecto Carlos Manzano, que recupera el espacio original de la antigua sala de operaciones.

En estos nuevos espacios se ha montado, con el diseño de Jesús Moreno & Asociados, como en las otras dos sedes, la arquitectura en tiempos de Felipe V, 'un periodo importante, no siempre de fácil aceptación por la crítica a pesar de su calidad indiscutible', según Rafael Spottorno, director de la Fundación Caja Madrid. Este bloque contiene los Sitios Reales y las transformaciones urbanísticas de Madrid.

'No hay que olvidar que después de Felipe II, contructor del sistema de palacios y del monasterio de El Escorial, se vuelve a hacer algo parecido con Felipe V, que aportó la capacidad de construir el Palacio Real y los palacios de La Granja y Aranjuez', declaró ayer Miguel Morán, profesor titular de Historia del Arte de la Universidad Complutense de Madrid y comisario general del proyecto, que tiene un vicecomisario en cada sede.

En el montaje figuran planos y maquetas del Buen Retiro, La Granja y el Palacio Real, con unas reconstrucciones virtuales de las distintas fases del palacio de La Granja y los proyectos de Robert de Cotte para las reformas del Alcázar y del palacio del Buen Retiro. También figuran las vistas de Aranjuez, El Pardo y El Escorial realizadas por el pintor Michel-Ange Houasse, uno de los artistas más importantes del periodo, junto con el arquitecto Filippo Juvarra, del que se exponen croquis de su proyecto ideal para el Palacio Real Nuevo, donde proyectó una fachada de 1.500 metros, cuatro veces más amplio que el palacio construido.

Según la vicecomisaria, Beatriz Blanco, el rey, de origen francés, quiso reconstruir en Madrid 'la arquitectura de la memoria de Francia', lo que ocurrió también en pintura, al coleccionar y encargar cuadros con los paisajes y palacios de su infancia. Como contraste a la propuesta ideal de Filippo Juvarra se muestran proyectos de los arquitectos españoles Pedro de Ribera y Manuel Losada y otros de Giovanni Battista Sachetti, Étienne Boutelou y Giacopo Bonavia, que aparecen en una maqueta de Dios Hernández y Rey en una instalación visual con la planimetría de Madrid y planos por ordenador.

La villa de Madrid y 'el canto de cisne del barroco castizo' aparecen en numerosos dibujos y documentos de Ardemans, los Churriguera (como el proyecto de retablo dedicado a san Basilio, de 1717, del museo de la Real Academia de Bellas Artes), Ribera, Villanueva, Morales, Ventura Rodríguez y otros, con proyectos de puentes, teatros, iglesias, ermitas, cuarteles y viviendas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de octubre de 2002