Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno rebajará las exigencias de inversión para la nueva telefonía móvil

El Ejecutivo da luz verde a las tarifas telefónicas para 2003, que bajarán un 2%

El Gobierno está dispuesto a ser receptivo con los problemas por los que atraviesan las compañías de móviles, embarcadas en la aventura de la telefonía de tercera generación (UMTS), una tecnología aún no disponible que permitirá la transmisión de vídeos y la navegación rápida por Internet. Por eso, el Ejecutivo está preparando una reforma legislativa que libere -en su mayor parte- a las cuatro compañías (Telefónica Móviles, Vodafone, Amena y Xfera) que se adjudicaron las licencias de UMTS de las obligaciones de inversión a las que se comprometieron cuando ganaron el concurso en marzo de 2002, según fuentes de la Administración.

En ese concurso, las compañías se comprometieron a invertir en 10 años, 16.296 millones de euros, respaldados por garantías y avales de 8.236 millones de euros. El problema precisamente radica en que gran parte de esos avales vencían a finales de este año y comienzos del próximo, sin que se haya podido cumplir los compromisos debido fundamentalmente a la indisponibilidad tecnológica.

Con todo, el Ejecutivo ya ha liberado algunos avales a cuenta del despliegue inicial de la red. En el caso de Telefónica, de los 1.100 millones de euros de avales bancarios aportados (al margen de garantías), a 30 de junio le habían sido devueltos 319 millones. También a Amena le han devuelto aproximadamente el 3% de lo aportado.

El Ministerio de Ciencia y Tecnología aprovechará también la reforma legislativa para adaptar el calendario definitivo de despliegue del UMTS. Según las bases del concurso, debía haberse puesto en marcha comercialmente en agosto de 2001 y se aplazó hasta junio de este año, aunque hasta el momento sólo se han realizado pruebas técnicas y ninguna de las compañías tiene fecha para el lanzamiento comercial.

Entre los compromisos de las operadoras que ganaron el concurso estaba también la creación de 36.350 puestos de trabajo directos en 10 años, que tampoco se va a poder cumplir.

Estas medidas suponen un respiro financiero para las compañías, al que podría sumarse la posibilidad de vender las frecuencias, decisión que puede tomarse conjuntamente con las autoridades comunitarias.

Nuevas tarifas

Por otra parte, la Comisión Delegada para Asuntos Económicos ultimó ayer las nuevas tarifas telefónicas que regirán en 2003, y que serán aprobadas definitivamente la próxima semana. A falta de algunos flecos, y tal como anunció el ministro de Ciencia y Tecnología, Josep Piqué, en Santander, las tarifas de Telefónica bajarán un 2% de media.

Las llamadas metropolitanas, las más usuales, se congelarán, y bajarán las de larga distancia (internacionales, provinciales e interprovinciales), aunque en menor medida que en años anteriores. Sin embargo, la cuota de abono mensual subirá 0,94 céntimos hasta los 12,62 euros al mes, lo que supone un aumento del 8%. El Ejecutivo también aprobará el anunciado paquete de medidas para aumentar la competencia en el sector.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de septiembre de 2002