Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CIENCIA E INVESTIGACIÓN

Nace el primer bebé español concebido a partir de un óvulo congelado

Sanidad abrió un expediente a la clínica de Barcelona que usa la técnica

Una niña nacida la semana pasada en un centro hospitalario de Barcelona es el primer bebé concebido en España a partir de un óvulo congelado. El embarazo se logró en el Instituto de Reproducción Cefer, que en mayo pasado anunció otras tres gestaciones con esta técnica, prohibida en España 'en tanto no haya garantías de su viabilidad'. Sanidad instó en agosto a la Generalitat a abrir expediente sancionador a Cefer.

Según explicó ayer el director del Instituto de Reproducción Cefer, Simón Marina, la niña, llamada María, pesó tres kilos al nacer y 'está completamente sana'. El parto, al igual que la evolución de todo el proceso de gestación, fue asistido por el jefe de ginecología de Cefer, Pere Joan Torres Pons, que sigue también los otros tres embarazos logrados en este centro con óvulos congelados. Según Marina, las tres mujeres se encuentran entre el sexto y el octavo mes de gestación y las pruebas realizadas no han detectado ninguna anomalía en el feto.

Esta técnica consiste en transferir al útero femenino embriones conseguidos en laboratorio mediante la fecundación de ovocitos de la propia mujer que habían sido congelados o de donantes anónimas, igualmente congelados.

El anuncio, en mayo pasado, de la utilización de la técnica de crioconservación de ovocitos en la clínica Cefer de Barcelona generó una gran polémica. La entonces ministra de Sanidad, Celia Villalobos, amenazó incluso con cerrar el centro Cefer, adscrito a la clínica Teknon. Fuentes del Ministerio de Sanidad señalaron ayer a este periódico que la clínica había presentado su técnica al Comité de Ética de la Generalitat como proyecto de investigación, pero que la Comisión Nacional de Reproducción Asistida no puede admitirlo a la luz de la ley; en consecuencia, en agosto Sanidad instó a la Generalitat a abrir expediente sancionador a la clínica.

El director del centro aseguró ayer que en su día entregó toda la documentación que le exigieron las administraciones y que no ha recibido el expediente. Marina insistió en que no ha incurrido en ilegalidad. 'La ley de reproducción asistida de 1988 dice textualmente que no se autorizará la criopreservación de óvulos con fines reproductivos en tanto no hayan suficientes garantías sobre la viabilidad de los óvulos después de su descongelación', señaló ayer Marina. 'Un centenar de niños nacidos totalmente sanos en varios países gracias a esta técnica avalan su eficacia', agregó el embriólogo.

El responsable del Instituto Cefer explicó que antes de aplicar la técnica, en diciembre del año pasado, él y su equipo realizaron un protocolo que fue aprobado por el Comité de Ética e Investigación de la ClínicaTeknon. La Generalitat admitió en mayo que tenía conocimiento de la aprobación de este protocolo y que lo avaló 'en el marco de un ensayo clínico controlado'.

Pese a ello, el Gobierno catalán abrió un expediente al centro porque éste 'no había solicitado la preceptiva autorización de la Comisión Nacional de Reproducción Asistida'. Este organismo debía reunirse para tratar sobre el tema, pero aún no lo ha hecho, según dijo ayer uno de sus miembros, el ginecólogo Juan Vanrell.

La congelación de ovocitos, permitida en la mayoría de países de la Unión Europea, puede beneficiar a las mujeres que deben someterse a tratamientos como la radioterapia, que pueden dejarlas estériles. También puede abrir las puertas a la concepción tras la menopausia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de septiembre de 2002