Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LOS MERCADOS, UN AÑO DESPUÉS

Greenspan reconoce que la economía de EE UU está estancada

La Reserva Federal destaca la caída de la actividad económica en las últimas semanas

La economía estadounidense no encuentra un terreno sólido y avanza de forma lenta y desigual, según el análisis de las 12 delegaciones de la Reserva Federal (Fed) en todo el país. Las conclusiones del estudio, contenidas en el Libro Beige hecho público ayer, hablan de buena disposición, aunque dicen que la actividad ha bajado en las últimas semanas. El PIB creció un escaso 1,1% en el segundo trimestre.

La Reserva Federal enfrió ayer las expectativas de los analistas.Sin adelantar datos, la Fed señala que 'los informes de los distritos sugieren que la actividad económica se ha reducido en las pasadas semanas, con notables diferencias entre sectores'. La mayoría de los 12 distritos hablan de un 'crecimiento económico lento y desigual'.

La actividad manufacturera da muestras de parsimonia y sus agentes 'se muestran menos optimistas que hace meses', dice el informe. Se nota debilidad en alta tecnología, y el comercio no tiene grandes expectativas. El libro beige precisó además que los datos negativos procedieron de las ventas minoristas, que se redujeron en todas las zonas del país.

No hay demanda de trabajo en varias zonas del país, salvo para empleo temporal, que los optimistas ven como preludio de una consolidación de la demanda laboral. Datos positivos ofrecen las ventas de coches, el consumo de acero y la productividad.

El organismo presidido por Alan Greenspan destacó especialmente el buen comportamiento de la construcción, con ventas de viviendas en la mayoría de distritos, a excepción de Dallas y Filadelfia, y a pesar de la debilidad del sector comercial.

Respecto al turismo, los datos también varían sensiblemente según la zona, aunque la Fed resaltó que en muchos distritos se ha reducido la duración de las visitas y el gasto por turista. Además, en casi todas las regiones han caído los viajes de negocios, lo que ha afectado de manera significativa a los ratios de ocupación hotelera.

Al alza de la productividad se agarró ayer Lawrence Lindsey, el consejero económico de George Bush, para pintar un horizonte despejado. 'La productividad está creciendo entre el 2% y el 2,5%, y está aquí para quedarse', dijo.

Sin ofertas de trabajo

El presidente de la Reserva en Dallas, Robert McTeer, teme que el crecimiento económico basado en la productividad vaya a degenerar en una recuperación sin aumento de puestos de trabajo. El mes pasado, la tasa de desempleo bajó inesperadamente dos décimas, hasta el 5,7%.

El libro beige sirve de base para las deliberaciones del consejo de la Reserva Federal, que el próximo día 24 se reunirá bajo la presidencia de Alan Greenspan para discutir los tipos de interés.

Greenspan comparece hoy ante el comité de Presupuesto de la Cámara de Representantes, para hacer análisis y prospectiva y, sobre todo, intentar insuflar confianza. El informe de ayer no le va a ayudar, como tampoco el hecho de que intervenga casi al mismo tiempo que Bush va a pedir ante la Asamblea General de Naciones Unidas mano dura con Irak. Un nuevo conflicto bélico en torno a barriles de petróleo es lo último que desea la economía norteamericana.

Los analistas aventuran que, como es tradicional en él, Greenspan ofrecerá una visión potencialmente positiva de la economía de Estados Unidos, matizada por los riesgos de inestabilidad financiera relacionados con la seguridad nacional. Los precios se mantuvieron estables en las últimas seis semanas, con movimientos al alza en algunos Estados, por el acero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de septiembre de 2002