Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL PRECIO DEL DINERO

El BCE mantiene los tipos pero insinúa una rebaja para diciembre

El precio del dinero se queda en el 3,25%

El Banco Central Europeo ha decidido en su reunión de hoy mantener el precio del dinero en el 3,25%, a pesar de las crecientes presiones de los gobiernos de las principales economías europeas para que se redujeran en un intento de incentivar sus débiles datos macroeconómicos. Sin embargo, el presidente de la entidad, Win Duisenberg, ha dado señales de que habrá una rebaja de tipos en diciembre en vista de la incertidumbre sobre el crecimiento económico del área.

La decisión se ha tomado un día después de que la Reserva Federal de EE UU aplicase una política contundente y los bajara medio punto en un intento de reactivar la economía del país. El BCE ha mantenido los tipos invariables en el 3,25% desde hace un año, después de que en noviembre de 2001 rebajara 0,50 puntos a la par que la Fed. La política monetaria agresiva de la Reserva Federal que ha reducido ya en doce ocasiones el precio del dinero en los últimos dos años, contrasta con el recatado BCE cuyo objetivo prioritario de estabilidad de precios le ha conducido a modificarlo únicamente en cuatro ocasiones.

Sin embargo, tal y como anunció Duisenberg, presidente de esta institución, en el último informe sobre la evolución de la economía de la eurozona, los riesgos de inflación se han equilibrado. Señalaba, además, que nada, ni siquiera el precio del petróleo, anuncia que en el conjunto de la UE se vayan a producir mayores tensiones inflacionistas. Esto, junto con las continuas presiones de las principales economías europeas y el hecho de que el BCE posea aún margen de actuación, que ya parece agotado en el caso de la Fed tras la rebaja de ayer, auguraba que hoy se podría haber producido la rebaja esperada por los principales gobiernos integrantes de la eurozona.

La decisión tomada hoy por el BCE era la esperada por la mayoría de los analistas, que auguraban que los tipos se mantendrían en el 3,25% y que la autoridad monetaria no caería en la línea seguida por la Fed, al menos en su reunión de hoy, aunque sí esperan que lo haga antes de finalizar el año.

En Europa los temores se han incrementado después de la última revisión de las previsiones de crecimiento para el continente hechas por el Fondo Monetario Internacional (FMI), que se une a las realizadas por el propio gobierno alemán que reduce del 0,75% al 0,5% el crecimiento para 2002, y del 2,5% al 1,5% para 2003. Además de Alemania, otros países integrantes como Francia e Italia, muestran necesidades urgentes de crecimiento.

El fortalecimiento del euro frente al dólar tras la modificación de la Fed que amenaza con debilitar aún más las exportaciones de la zona euro, era otro de los factores a tener en cuenta por los 18 miembros del consejo del BCE, presididos por Duisenberg.