Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La denominación Montilla-Moriles prepara un plan estratégico

La denominación de origen Montilla-Moriles, sumida en una grave crisis desde hace seis años, tendrá su propio plan estratégico antes de la primavera de 2003. Este conjunto de medidas, que se integrará en el plan andaluz del vino, debe resolver los problemas de los productores de la comarca, que en 2001 sufrieron pérdidas por valor de tres millones de euros, y evitar el desplome de la denominación de origen. Así lo dijo ayer en Córdoba el consejero de Agricultura y Pesca, Paulino Plata, quien recalcó que en la elaboración del plan participarán agentes públicos y privados.

Plata enumeró los principales indicadores de esta crisis: la reducción de la superficie de cultivo de viñedo, la caída de los precios y el desfase entre la oferta y la demanda, que genera grandes excedentes.

El consejero hizo constar que los generosos de Montilla-Moriles, 'si bien no son los que están más de moda entre los consumidores, tienen grandes cualidades', y resaltó especialmente la valía de los Pedro Ximénez. Se refirió también a mecanismos ya ensayados, como la diversificación, la producción de vinagres y la necesidad de hacer énfasis en la calidad y la promoción. Plata no especificó qué inversión traería consigo el plan.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de septiembre de 2002