Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Escasa infraestructura diplomática de España en la zona

La importancia de la infraestructura comercial que los empresarios canarios han ido consolidando en países subsaharianos es enorme para la estrategia del Gobierno español para repatriar a inmigrantes irregulares.

España (véase gráfico) tiene embajada en la capital de Mauritania, Nuakchot, y en la de Senegal, Dakar. Pero carece de representación diplomática en Cabo Verde (la legación en Dakar atiende los asuntos de este país), que a su vez despacha los asuntos relativos a España desde su Embajada en Lisboa.

Lo mismo sucede en Gambia: las relaciones diplomáticas dependen de la embajada en Senegal y de la de este país en París. España sí tiene representación diplomática en Acra, capital de Ghana, pero esta nación carece de representación en Madrid y atiende las cuestiones de nuestro país desde París.

Los contactos de los empresarios canarios con dirigentes políticos de estos países subsaharianos pueden ahora allanar el camino para lograr convenios de repatriación de inmigrantes irregulares que lleguen a España.

En cuanto a Marruecos, las relaciones con España atraviesan un momento delicado tras la llamada a consultas del embajador marroquí en Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de septiembre de 2002