Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REPORTAJE

Tocada por la enología francesa

Bodega Ostatu, en Samaniego, pone a la venta este mes 7.000 botellas de un vino elaborado con sus mejores uvas

Dos enólogos franceses de la prestigiosa Saint Emilion (una de las zonas de referencia en Burdeos) recorrían el mundo en busca de las viñas perfectas de cada variedad con las que elaborar su vino ideal. Hasta que llegaron una mañana de primavera a Samaniego, en la Rioja alavesa, y descubrieron los viñedos de Ostatu. Podría ser el comienzo de una de esas leyendas que respaldan la historia de una bodega en sus folletos publicitarios, pero en esta ocasión la realidad acompaña a la ficción.

Ostatu era, y sigue siendo, una bodega familiar como las hay a cientos en la denominación de origen Rioja. Además, ha sido siempre un exponente claro de una de las señas de identidad de la subcomarca alavesa: la elaboración de vino de año por maceración carbónica. A esta tarea se había dedicado la familia de los Sáenz de Samaniego desde hacía más de un siglo. Fue el actual responsable, Doroteo Sáenz de Samaniego, quien comenzó a vislumbrar un nuevo horizonte para sus uvas, impulsado por los ánimos y consejos de sus hijos. Contaba para ello con el respaldo de unas viñas emplazadas en los mejores términos de Samaniego, Laguardia y Leza.

MÁS INFORMACIÓN

Para empezar, la recuperación en 1982 de una antigua casona familiar, que ejercía las funciones de venta (ostatu), con la que dio nombre a la bodega. Y, ya en 1988, la instalación en esta casa solariega de todas las dependencias de Ostatu. Ya para entonces, por la cabeza del enólogo de la familia, Gonzalo, rondaba la idea de elaborar vinos de crianza. El siguiente paso fue la adquisición de barricas de roble americano y, sobre todo, francés, para su elaboración, que tendrá su puesta de largo en 1996.

En poco tiempo, estos vinos elaborados con uvas procedentes de viñas viejas alcanzaron cierto reconocimiento que llegó a oídos de esos dos enólogos franceses con los que comenzaba la crónica. Hubert de Boilard y Bernard Pujol le ofrecieron a Doroteo Sáenz de Samaniego la posibilidad de elaborar un vino exclusivo a partir de la uva vendimiada en la zona superior de tres de sus viñedos mejor cuidados.

Pero no sólo quedaba en ello la propuesta de Boilard y Pujol. También le pidieron a Ostatu que practicase en sus cepas nuevas labores hasta entonces desconocidas en el municipio. Para comenzar, además del desniete y la espergura (diferentes tipos de poda), el deshoje de la vid por debajo de la uva, que implica una mejora en la calidad y en el aspecto sanitario de la planta.

Luego llegó el aclareo de racimos, hasta el punto de dejar uno solo por sarmiento. En la elaboración apenas hay tratamientos, lo que hace que el proceso sea casi ecológico. El resultado: Gloria de Ostatu, un vino que saldrá a la venta este mes de septiembre en una primera tirada de 7.000 botellas.

De momento, las impresiones de la crítica son excelentes. Una respuesta satisfactoria para la apuesta de Doroteo, desde la humildad de una bodega familiar, por elaborar un vino de referencia de Rioja.

BODEGA OSTATU. Dirección: Carretera de Vitoria, 1. Samaniego. Visitas: Previa confirmación en el teléfono 945 609133. Viñedo: 32 hectáreas de tempranillo (80%), graciano (15%), y viura y malvasía de Rioja (5%). Vende vino en bodega.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de septiembre de 2002