Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía acusa al conserje de la escuela de Soham del asesinato de las dos niñas

Ian Huntley ingresa en un psiquiátrico y su novia sigue detenida por obstrucción a la justicia

La policía acusó ayer formalmente a Ian Huntley, de 28 años, de los asesinatos de las niñas británicas Jessica Chapman y Holly Wells, de 10 años. Huntley era el conserje de la escuela de Soham, donde estudiaban las fallecidas. Horas antes, y con el asesoramiento de un psiquiatra, la policía ordenó el ingreso del acusado en un centro hospitalario de máxima seguridad, donde permanece detenido. La novia de Huntley, Maxine Carr, de 25 años y maestra de las niñas, permanecía anoche bajo custodia policial tras haber sido acusada de obstrucción a la justicia. Hoy comparecerá ante el juez.

Ian Huntley escuchó los cargos en las dependencias del hospital de máxima seguridad de Rampton, donde fue trasladado desde una comisaría del condado de Cambridge en la madrugada de ayer. El ingreso en el centro psiquiátrico se ordenó siguiendo las recomendaciones de un especialista en trastornos mentales, según señaló ayer el detective jefe Andy Hebb. Los psiquiatras del centro examinarán al acusado para emitir un diagnóstico independiente sobre su salud mental. En la revisión preliminar, los médicos dictaminaron que Huntley "no está en condiciones de viajar", lo que obligó a aplazar su primera comparecencia ante el juez prevista para hoy.

Las sospechas sobre la salud mental del conserje del colegio de Soham, la localidad natal de las niñas asesinadas, comenzaron a formarse durante las primeras sesiones de interrogatorios. Huntley fue detenido el pasado sábado y conducido a una comisaría, donde, según confirmó ayer el detective Hebb, se sometió a una "serie de pruebas médicas". Su estado psíquico se deterioró probablemente en estos últimos cuatro días bajo custodia policial, lo que llevó a su ingreso forzado en el centro hospitalario de máxima seguridad de Rampton, a unos 200 kilómetros de Soham. La legislación garantiza 28 días como plazo máximo inicial de la retención forzada de una persona en un psiquiátrico.

La policía presentó cargos contra Huntley antes del tiempo límite, en la madrugada de hoy. Acusó formalmente al principal sospechoso de sendos asesinatos, pero no de rapto, como era su intención inicial. Su novia, Maxine Carr, fue acusada anoche de conspiración para obstruir a la justicia y permaneció bajo custodia policial a la espera de comparecer hoy ante el tribunal de Peterborough, a corta distancia del psiquiátrico de Rampton. La policía informó que no se excluye que se amplíen los términos de la acusación contra la maestra.

Jessica y Holly desaparecieron hace 18 días y sus cadáveres se descubrieron el pasado sábado en un pista forestal proxima a la base militar de Lakenheath, a unos 10 kilómetros por carretera de Soham. Ian Huntley conocía este remoto paraje de la campiña inglesa y, según ha publicado la prensa, residió una temporada en un cercano caserío.

Aficionado a la aviones, utilizaba los alrededores del enclave como puesto de observación de los jets de las fuerzas aéreas de EEUU, que utilizan la base. Los amigos le retratan como un hombre propenso a fantasear y de mucho encanto en el trato con las mujeres. Mantuvo una larga relación con una menor de edad y, antes de conocer a su actual novia, Maxine Carr, se casó con Claire Evans. El matrimonio duró una semana.

Huntley y Carr se instalaron en Soham hace unos nueve meses. Ambos pasaron sin problemas la inspección que la ley británica exige a todos aquellos que solicitan un puesto de trabajo en contacto con menores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de agosto de 2002