Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COMUNICACIÓN

La prensa alemana atraviesa por la peor crisis desde la guerra

La caída publicitaria acelera el despido de trabajadores y las fusiones

Una drástica caída de los ingresos por publicidad, que impide sostener las ambiciosas inversiones decididas en los últimos años, está obligando a los periódicos a recortar en al menos un 10% sus plantillas y a cerrar prestigiosos cuadernillos. La crisis -la peor desde la guerra- afecta también a las revistas y a la televisión y ha acelerado el proceso de concentración en los medios de comunicación alemanes, donde existen más de 350 cabeceras.

La lista de los periódicos y grupos de comunicación que en las últimas semanas han anunciado reducciones de plantilla es larga y significativa: la editora Springer, que publica el sensacionalista Bild (1.400 empleos), el Handelsblatt (150 trabajadores), el Süddeutsche Zeitung (entre 300 y 400), el Frankfurter Allgemeine Zeitung (140). También el Frankfurter Rundschau, la Badische Zeitung y la Berliner Zeitung han anunciado planes de ajuste.

En parte, este apretón de cinturón se lleva a cabo a través del cierre de suplementos especiales: el Frankfurter Allgemeine Zeitung, por ejemplo, cuyas pérdidas el año pasado sumaron 27 millones de euros (tras 33 millones en beneficios en 2000), ha dejado de publicar el suplemento de fin de semana (Bilder und Zeiten), el resumen en inglés de la actualidad alemana para el International Herald Tribune, y el cuadernillo para la capital alemana, Berliner Seiten, el más ingenioso de los productos periodísticos lanzados en los últimos años,

La crisis -tildada por algunos como la 'peor desde la guerra'- tiene su origen en una drástica caída de los ingresos de publicidad por la débil coyuntura económica. En los primeros cinco meses del año, en el caso de los periódicos, estos ingresos cayeron un 14,4% frente al mismo periodo de 2001, un desplome prácticamente idéntico (14%) al registrado en todo el ejercicio pasado. En el caso de los anuncios de empleo -importante fuente de financiación de los grandes periódicos- la merma entre enero y mayo es del 42,8%.

Recorte de la facturación

'Lo que sucede es que los ingresos por publicidad han vuelto a los niveles previos a los extraordinarios ejercicios de 1999 y 2000, cuando las empresas nadaban en dinero gracias al auge de los valores tecnológicos en Bolsa, la Expo 2000 o la batalla de anuncios en torno a la adquisición de la compañía Mannesmann por la británica Vodafone', constata Gert Hautsch, periodista especializado en medios para la confederación sindical Verdi.

'Sí, hemos vuelto a los niveles de facturación de 1997, pero con unos costes bastante más altos', confirmó en una rueda de prensa celebrada el pasado jueves en Berlín, el presidente de la Asociación de Editores de Periódicos Alemanes, Volker Schulze. Durante aquellos dos años de vacas gordas, casi todos los grupos de comunicación pusieron en marcha ambiciosos proyectos de expansión, como la creación de nuevas cabeceras y ediciones regionales, y contrataron a cientos de periodistas, sobre todo para cubrir la información económica. 'Creyeron que el auge publicitario duraría eternamente', critica Hautsch.

Aunque en menor medida que en el caso de los periódicos -cerca de dos tercios de cuyos ingresos proceden de los anuncios-, la caída de los ingresos por publicidad ha hecho impacto también en las revistas (con una reducción del 6,7%, en mayo). En lo que va de año, ya son 10 los títulos especializados en Bolsa e Internet que han tenido que cerrar. El mismo destino ha corrido el reputado diario semanal Die Woche.

Si bien la crisis se siente asimismo en la televisión (con la caída del 9,1% en ingresos publicitarios en mayo), el medio audiovisual ha aumentado continuamente en los últimos años su tajada del total de la publicidad contratada. La mayor perjudicada en este proceso ha sido precisamente la prensa diaria, que, con todo, sigue siendo el más importante vehículo publicitario, consultado regularmente por casi el 80% de la población de más de 14 años, según Schulze.

'Alemania es uno de los países con mayor densidad de periódicos de Europa', agrega Schulze. Existen más de 350 cabeceras. Todos los involucrados prevén que la crisis contribuirá a acelerar un proceso de concentración. En Berlín, una ciudad de 3,5 millones de habitantes, con 12 periódicos, G+J (Bertelsmann) ha anunciado la venta de Berliner Zeitung al grupo Holtzbrinck y el competidor Springer ha fusionado las redacciones de sus dos rotativos berlineses, Die Welt y Berliner Morgenpost, ahorrando cerca de 200 empleados. 'Tememos la pérdida de puestos de trabajo y también un deterioro en la calidad y la variedad de la información', señala Ulrike Maercks-Franzen, dirigente del sindicato de periodistas DJU, con 21.000 afiliados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de julio de 2002