Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero descalifica a Aznar por "dar tumbos a la derecha" en la cumbre europea

El presidente y el líder socialista libran su debate más agrio a cuenta de la cumbre de Sevilla y el 20-J

El presidente del Gobierno, José María Aznar, y el secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, tuvieron ayer el enfrentamiento político más duro y agrio de la legislatura con descalificaciones, reproches y advertencias mutuas de que sus actuaciones tendrán consecuencias negativas en las urnas para sus respectivos partidos. La ocasión la ofreció el pleno del Congreso sobre el Consejo Europeo de Sevilla y sus resultados. En el debate irrumpió la huelga general del pasado 20 de junio entre las medidas de la Unión Europea sobre inmigración y otros aspectos de la cumbre.

Aznar a Zapatero: 'Usted apostó por el éxito de la huelga. Es un error, y no se olvida'

'Los seis meses de su presidencia han sido de tumbos a la derecha, de temores y amenazas contra los ciudadanos y la de su soledad en el arco parlamentario, en Europa y en la calle', espetó Zapatero a Aznar. El presidente replicó: 'Su radicalismo estéril y su irresponsabilidad, convocando huelgas, le será juzgado por los ciudadanos'.

Así vivió ayer el Congreso su primer anticipo del debate del estado de la nación que se celebrará a mediados de julio. El secretario general del PSOE dio pronto muestras de que no iba a desaprovechar la tribuna para hablar de España y de la 'política antisocial' del Gobierno, plasmada, a su juicio, en las medidas de protección del desempleo a través del decretazo que llevaron a la huelga general del pasado 20 de junio.

En su intervención de apertura del debate, Aznar resumió los resultados de la cumbre y evitó cualquier mención a la huelga general del 20-J.

'Usted amenaza a los estudiantes, a los profesores, a los desempleados, a los países pobres con medidas de castigo si no vigilan sus fronteras, a la gente que se manifiesta; seis meses de amenazas', le reprochó Zapatero. El socialista siguió con su diagnóstico: 'Seis meses de tumbos a la derecha', para concluir que el presidente del Gobierno cada día 'está más solo, en Europa, en el arco parlamentario y en la calle'.

Zapatero quería hablar de la jornada del 20 de junio y de la versión que el Gobierno dio de ese día, minimizando al máximo los efectos de la movilización en términos numéricos 'hasta convertirse en una caricatura'. Como en ese momento empezaron los abucheos en las filas del PP, Zapatero señaló que, según sus cálculos, unos 20 o 30 diputados populares le estaban interrumpiendo -'seguro que los cálculos del Gobierno dicen que son dos o tres', ironizó-. 'El peor ejemplo para la Europa social es su decretazo, retírelo, rectifique' pidió Zapatero.

El líder socialista entró de lleno a criticar las políticas de inmigración, y no tanto lo aprobado en Sevilla como las pretensiones iniciales de Aznar y del primer ministro británico Tony Blair, echadas por tierra por el resto de los países, singularmente por Francia. 'Usted ha quedado en evidencia ante los Quince y ante la derecha republicana francesa', dijo Zapatero, que recomendó a Aznar que la propuesta de castigar a los países que no controlan a su inmigración ilegal la aplique en su propio país y a su propio Gobierno. El mayor porcentaje de los detenidos en España por tráfico ilegal de personas es de nacionalidad española.

La respuesta de Aznar, al finalizar el debate y escuchar a todos los grupos, fue especialmente dura y utilizó más cuestiones de forma que de fondo para arremeter contra Zapatero.

El líder socialista había dicho que entre los objetivos de la presidencia española no estaba, 'ni se había mencionado', todo el paquete de medidas sobre inmigración y asilo.

Aznar le demostró que no era así y leyó la frase al respecto que dijo el pasado 10 de diciembre cuando anunció los objetivos del semestre y, después, el programa que sí contenía enunciados sobre esta materia. 'Usted debería tener menos entusiasmo en impulsar huelgas y más en estudiar los papeles porque no muestra los conocimientos mínimos requeridos para hablar de muchos temas'.

Una y otra vez Aznar descalificó a Zapatero por sus supuestos desconocimientos en materias serias. El presidente dio muestras de que le había molestado mucho la convocatoria de la huelga general en la víspera de la cumbre europea. 'Ha sido una gran irresponsabilidad', dijo con la mirada puesta en Zapatero como si hubiera sido el primer y casi único convocante de la huelga, ya que no mencionó a los sindicatos.

Esperanza limitada

Aznar situó a Zapatero junto al coordinador general de IU, Gaspar Llamazares. A su juicio, ambos constituyen 'una esperanza muy limitada'. 'Usted ha apostado por el éxito de la huelga y el fracaso de la presidencia española, y eso es un error y no se olvida. De sus errores los ciudadanos le juzgarán', señaló el presidente, que se reafirmó en las medidas sobre inmigración que ha adoptado la cumbre europea.

A ellas se refirieron todos los grupos y a excepción de CiU y CC, todos los demás reprocharon a Aznar que quisiera ir más lejos que nadie en las medidas represoras. El portavoz del Partido Andalucista, José Núñez, resumió el sentir de las intervenciones de Llamazares, Iñaki Anasagasti (PNV), Begoña Lasagabaster (EA), Francisco Rodríguez (BNG) y Joan Saura (IC): 'Por muchas murallas que usted levante a la inmigración, vendrán, volando o nadando, pero vendrán, porque al hambre no hay quien lo pare'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 25 de junio de 2002