Los hombres, las mujeres y la biología

'Hace mucho calor y sudo, pero creo que es porque estoy en un trance complicado'. El trance de Aguilar Camín era que le esperaban ayer en el Círculo de Bellas Artes cinco mujeres listas, desenvueltas y duchas, para someterle a una batería de opiniones sobre el amor, el desamor, las mujeres que querrían tener más amores y, al contrario que los hombres, no pueden por la intendencia, las presiones... y, según Camín, porque las leyes de la vida han mejorado al hombre. Fue una original presentación de Las mujeres de Adriano.

La periodista Concha García Campoy empezó diciendo que la lectura de la novela le había reconciliado con el tiempo 'y de todas las posibilidades que éste tiene para los hombres y, también, para las mujeres'. Otra periodista, Emma Rodríguez, apuntó que es un relato sobre la sabiduría de la vida. 'Cuando la terminas sientes que sabes un poquito más'. Para la actriz Eulalia Ramón, la historia de Adriano 'es una historia de libertad, de la poca que nos queda, porque es muy difícil enfrentarse a ella. Pero hay una parte muy animal, por naturaleza todos haríamos lo que hace Adriano, aunque es muy complicado, sobre todo por la logística, y muy cansado'.

Más información
'En el amor genuino se puede ser infiel sin necesidad de ser desleal'

El reto de las mujeres

Tras alabar de la novela un lenguaje que entronca con los clásicos, la escritora Clara Sánchez proclamó que Adriano 'es un poco caradura' -'No es un depredador de las mujeres', se defendió Aguilar Camín-. 'Ya, pero al mismo tiempo está con todas y ellas no lo saben', continuó Sánchez, tras reconocer que a las mujeres les gustan más un poco jetas 'que blanditos'. 'Pero me he dado cuenta que los hombres siempre han estado más separados de las mujeres que éstas de los hombres. Me acuerdo de frases como 'las mujeres me dan miedo', como si fuésemos alienígenas, o 'me gusta el vino y las mujeres', metiéndonos en el mismo saco. El verdadero reto de la mujer es separarse sentimentalmente del hombre, como ellos han hecho durante siglos'.

Elvira Lindo, escritora y guionista, soltó que ella qué más querría que tener 'a cinco en danza', como el protagonista. Después se preguntó 'qué es lo que tiene Adriano para que todas vuelvan con él', a pesar de estar alguna casada, o con otros amantes, con hijos... 'En la vida real es muy complicado encontrarse con un superchollo como Adriano', y reconoció que por alguna razón 'siempre nos cae mejor el que pone los cuernos que el que los lleva'. Y abrió otra espita: 'Héctor ha dejado claro que ellas también tienen sus historias y así se libra de que 25.000 feministas se le echen encima'.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Habló Aguilar Camín. 'No me siento culpable de haber escrito un libro machista o poco feminista. Si hay un escándalo es el de plantear la duda sobre la pareja monógama; si esa duda nos dice algo de nuestra vida amorosa'. Opinó que las mujeres son más completas, 'su única debilidad son los hombres'. -¿Y cuál es la de los hombres?, preguntó García Campoy-. 'La vanidad', respondió. Concluyó que hay muchas más mujeres que gustan de hombres adultos y muchos más hombres que gustan de mujeres jóvenes. 'En esto la biología y la vida cultural han sido más generosas con los hombres'.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS