Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Medio Ambiente ordenará a una fundición retirar su depósito de residuos tóxicos

El Departamento de Medio Ambiente multará por segunda vez en un año a una empresa de fundición de Álava, Fundiciones Ocariz, y le ordenará la retirada de las balsas que utiliza en el exterior de sus instalaciones para depositar los residuos tóxicos generados por su actividad industrial.

Medio Ambiente adoptará estas medidas en un expediente que espera concluir antes de un mes debido a los reiterados incumplimientos medioambientales de la empresa, según confirmó un portavoz de la consejería. La firma, ubicada en Salvatierra, ya tuvo un expediente sancionador en junio de 2001.

El motivo de aquella primera sanción fue la filtración de los residuos depositados en las balsas que la compañía utiliza para guardar sus desechos peligrosos antes de que sean recogidos por un gestor autorizado. Los residuos, que son de muy variada tipología, según Medio Ambiente, desembocaban en una regata que es afluente del río Zadorra.

El empleo de estas balsas fue autorizada en su día por la Confederación Hidrográfica del Ebro, al ser competencia de la cuenca de este río, aunque este permiso ha sido visto con recelo por el Gobierno vasco.

El expediente abierto hace ahora un año por la consejería estableció una multa de un millón de pesetas (6.010 euros), la cuantía más baja entre la tipología de sanciones menos graves. El Gobierno ordenará ahora la retirada de las balsas de residuos, con lo que la fundición deberá guardarlos en la factoría y que el gestor autorizado se acerque con mayor frecuencia a retirarlos. La intención de Medio Ambiente es calificar la sanción con mayor gravedad e imponer una multa 'de varios millones de pesetas'.

Este expediente se une al incoado por el Gobierno hace una semana contra la empresa Profusa de Barakaldo por un vertido de residuos al río Cadagua el pasado 29 de mayo. En este caso los hechos pueden constituir una sanción grave, con una multa de entre 30.000 y 300.000 euros.

Medio Ambiente confirmó que el vertido se mantuvo activo al menos durante 24 horas.Una primera estimación de los daños (los vecinos aseguraron que el río ha quedado devastado) se ha fijado en más de 11.000 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de junio de 2002