Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cerca de 100 cineastas reclaman en un duro manifiesto el fin del monopolio de la SGAE

La Sociedad aduce que unos pocos no pueden representar a un colectivo de 6.000 personas

Denuncian falta de interés en la gestión de sus derechos y reclaman que quien lo hace ahora, la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), les dé libertad total de autogestión. Cerca de 100 cineastas españoles, de los 240 que se integran en Derechos de Autor de Medios Audiovisuales (DAMA), han firmado un escrito en el que denuncian la apropiación de la SGAE de dinero por obras que no se les permite gestionar. La sociedad que dirige Eduardo Bautista aduce que sus reivindicaciones son desmedidas porque unos pocos no pueden representar a todo un colectivo.

Desde hace 100 años, la SGAE gestiona todos los derechos artísticos de los creadores españoles. Y desde 1999, un sector, el de los autores audiovisuales, se ha puesto en pie de guerra contra lo que consideran un monopolio que les presta poca atención. Por eso, y a raíz de la movilización que tendrá lugar el martes contra la piratería, han querido recordar en un manifiesto redactado por Manuel Valdivia, Ángeles González Sinde, Joaquín Oristrell y Mariano Barroso, al que se han adherido cerca de cien colegas, que el de las copias ilegales no es el único 'ni el más grave problema que afecta a los derechos de autor'.

Los pleitos se han sucedido desde que se formara DAMA en 1999. Hay cerca de sesenta procesos abiertos, de los que 15 son para reclamar la libertad de gestión a título particular de socios como Montxo Armendáriz, presidente de la nueva sociedad. En total, según José Luis Domínguez, director técnico de DAMA, éstos reclaman a la SGAE como derechos de sus 240 socios alrededor de 12,3 millones de euros, entre obras de cine y televisión.

Pero uno de los problemas más graves para los firmantes es el que se plantea con los socios jóvenes que nunca han pertenecido a la SGAE pero cuyos derechos son recaudados por esta sociedad. Son los que en la nueva asociación llaman 'socios vírgenes' y que merecen una mención en el comunicado: '108 socios de DAMA nunca han pertenecido a la SGAE. Un número muy significativo de películas y productos de televisión que el público consume diariamente forma parte del repertorio de DAMA; sin embargo, la SGAE sigue recaudando todo el dinero, apropiándose indebidamente de millones de euros que corresponden a nuestros socios'.

Mariano Barroso, uno de los redactores del texto, es claro: 'La situación es sangrante. No sabemos qué hacer ante el abuso desmedido y deshonesto de la SGAE', afirma. Por su parte, Ángeles González Sinde, también firmante, declara: 'Llevamos 15 años discriminados por la SGAE. No estamos contentos con los repartos, y esos derechos son nuestro sueldo fijo en una profesión donde hay épocas que entra dinero y en otras, no'. Y denuncia también una actitud de boicoteo a las iniciativas de los socios rebeldes: 'No nos invitan a actividades y retiran el apoyo a ciclos nuestros', dice.

El comunicado contiene una serie de exigencias para las autoridades. 'El Ministerio de Cultura, que dio la licencia a DAMA, asegura que la normativa actual no le permite intervenir en este conflicto. Creemos que los responsables políticos deben hacer algo para desbloquear la situación y exigir a la SGAE que abandone sus prácticas abusivas'. A esta petición se une Elías Querejeta, que también apoya las reivindicaciones: 'Apoyo a DAMA desde el principio. No creo en los monopolios y por tanto no los defiendo en la gestión de derechos. Y más cuando éstos son un desastre desmesurado. Debería haber porcentajes más ajustados y transparencia en la gestión', afirma.

Mientras, Enrique Loras, director general de la SGAE, se defiende: 'Las demandas de los socios de DAMA son excesivas y no podemos asumirlas. Reclaman parte de los derechos audiovisuales en conjunto, y a 240 no les pertenece lo que a un colectivo de 6.000 autores', afirma Loras. En cuanto a las bajas que se han reclamado en pleitos, el representante de la sociedad agrega: 'Hay varios que han pedido la baja de la SGAE, pero previamente han firmado un contrato por tres años, y eso hay que cumplirlo'.

A Enrique Loras le llama la atención otra cosa: la actitud de varios autores audiovisuales ante la futura lucha contra la piratería en DVD, algo que se prevé duro. 'No hay tanta división, ni pareceres opuestos a los nuestros, para afrontar ese problema que, en poco tiempo, un año o así, será grave', afirma.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 8 de junio de 2002