Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Iglesia de Boston decide no pagar a las víctimas del sacerdote pederasta

La archidiócesis prometió darles entre 17 y 34 millones de euros

La archidiócesis de Boston no quiere sentar un precedente que la lleve a la ruina y ha dado marcha atrás al pago de una multimillonaria indemnización a 86 víctimas de un sacerdote pederasta. La Iglesia se había comprometido 'de palabra' a otorgarles una compensación de entre 17 y 34 millones de euros, pero ahora dice que no puede hacerla efectiva porque se quedaría sin fondos para indemnizar a otras 500 víctimas de otros sacerdotes que han presentado reclamaciones en los últimos dos meses.

Los abogados que defienden a los abusados sexualmente por sacerdotes han montado en cólera y, además de explayarse contra la Iglesia, ayer amenazaron con entablar nuevas acciones legales.

La Iglesia pretende además con esta decisión disuadir nuevas demandas ante los tribunales y 'acusaciones frívolas', ya que, de llevar los casos a juicio, la ley sólo obliga a la Iglesia a pagar una indemnización máxima de 22.700 millones de euros, al ser una organización caritativa.

Hasta ahora, la archidiócesis de Boston tenía interés en llegar a acuerdos extrajudiciales para evitar un escándalo de pederastia, pero, al haberse destapado, ya no tiene mucho más que perder en cuanto a reputación se refiere. Por ello ha decidido proteger al menos sus finanzas. Los demandantes que insistan en proseguir con sus denuncias se arriesgan a un largo y costoso proceso judicial, en el que al final, como mucho, van a conseguir 20.000 dólares. La otra opción es que rehúsen a querellarse a cambio de una pequeña indemnización.

Para ello, el arzobispado ha anunciado la creación de 'un fondo global', del cual irían pagando indemnizaciones mucho más modestas a todas las víctimas. La propuesta, sin embargo, está lejos de materializarse de forma inmediata. La Iglesia dice que tendrá que vender propiedades, o sacar hipotecas, ya que las contribuciones de los feligreses han bajado drásticamente desde que comenzó el escándalo: el año pasado recaudaron 18 millones de euros y éste no esperan ni llegar a la mitad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de mayo de 2002